Información

¿Por qué no podemos proponer una teoría sólida sobre el origen de la vida?

¿Por qué no podemos proponer una teoría sólida sobre el origen de la vida?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Qué información falta en gran medida que no nos permita proponer una teoría sólida sobre el origen de la vida?


En primer lugar, tenemos algunas teorías sólidas para explicar el origen de la vida. Dicho esto, lo principal que falta para poder aceptar una de estas teorías con una cantidad decente de certeza es la capacidad de ejecutar un experimento a escala planetaria durante unos pocos miles de millones de años.

Las teorías están bien, el problema es que realmente no podemos probarlas. Para probar una teoría que describe el origen de la vida, tendremos que recrear las condiciones originales (piense en un tubo de ensayo del tamaño de la Tierra) y luego bombear energía al sistema y observar lo que sucede durante los próximos miles de millones de años. Esto no es realmente factible, por razones obvias. Realmente dudo que puedas conseguir financiación para un experimento que dure tanto tiempo.


La razón de que no exista una teoría única y sólida del origen de la vida (OOL) es que hay muchas y ninguna de ellas explica o resuelve los problemas generales o detallados de OOL, abarcando enfoques diferenciales amplios e incluso contradictorios, por ejemplo, reproducción versus metabolismo, y ARN vs ADN. Además, todos utilizan procesos naturalistas, que requieren la validación de las leyes de la física y la experimentación. Si bien existen numerosas teorías, son geoquímicamente irrelevantes o están fuera de las leyes de la física. Ya sea mundo de ARN, panspermia, respiraderos hidrotermales, pequeños estanques cálidos, todos abarcan varios niveles de evolución química para el ensamblaje bioquímico inicial, intermedio y final de niveles cada vez más complicados de elementos orgánicos considerados vitales para la OOL. No se han encontrado procesos viables para crear vida de forma naturalista.

Se proponen cada vez más la especulación salvaje de las condiciones geoquímicas y la trivialización del ensamblaje bioquímico, el metabolismo y la reproducción. Los problemas intratables que se aplican a las teorías naturalistas comienzan con el hecho de que la evolución química de compuestos no vivos no produce un camino viable hacia una mayor complejidad, es decir, no existen procesos evolutivos cósmicos capaces de la compleja estructura, diseño, orden y funcionamiento de los procesos bioquímicos. sistemas necesarios incluso para el organismo más simple.

Los desafíos universales que deben resolverse por completo en todas las teorías incluyen: 1. La homoquiralidad esencial en los aminoácidos nucleotídicos, 2. La homopolimerización de las cadenas laterales del ADN, 3. La codificación de nucleótidos mediante el diseño de información, 4. La encapsulación esencial de la formación de la membrana celular . 5. La cuestión del huevo y la gallina de las proteínas y las estructuras complejas.

Estos se ven afectados por los requisitos de colocación. coincidencia, mitigación de la contaminación y concentraciones absolutamente precisas.

Finalmente, los experimentos de laboratorio deben reflejar con precisión las condiciones geoquímicamente relevantes y no ser manipulados en exceso por los experimentadores, lo que simularía un diseño inteligente pero produciría resultados cuestionables.

El número de fuentes que se podrían enumerar es extenso. Una simple búsqueda en Internet de las principales palabras descriptivas proporcionaría una definición detallada y detalles adicionales. Con respecto a los 5 desafíos universales: 1. La homoquiralidad se relaciona con la mano derecha / izquierda de los aminoácidos ya que no son simétricos. Los aminoácidos del ADN deben ser 100% zurdos o el ADN no funcionará. Uno de los desafíos para obtener un abastecimiento integral se debe a la renuencia de las entidades biológicas actuales a reconocer plenamente los problemas insolubles delineados.


Como solución al origen de la vida, el modelo mundial de ARN es atacado

Según un artículo reciente en Científico nuevo, & # 8220 Por qué & # 8216RNA world & # 8217 la teoría sobre el origen de la vida puede estar equivocada después de todo, & # 8221 el modelo mundial de ARN del origen de la vida está siendo atacado:

La vida tiene un problema del huevo y la gallina: se necesitan enzimas para producir ácidos nucleicos & # 8212 el material genético & # 8212, pero para construirlos se necesita la información genética contenida en los ácidos nucleicos. Entonces, la mayoría de los investigadores asumen que la vida más temprana, mucho antes de la evolución de las células, consistía en moléculas de ARN. Estos contienen información genética pero también pueden plegarse en formas complejas, por lo que podrían servir como enzimas para ayudar a producir más ARN a su propia imagen & # 8212 permitiendo la evolución darwiniana a nivel molecular.

En algún momento, dice la idea, este mundo del ARN terminó cuando la vida subcontrató las funciones enzimáticas a las proteínas, que son más versátiles. El paso clave en este cambio fue la evolución del ribosoma, una estructura que construye moléculas de proteínas a partir de planos genéticos contenidos en el ARN.

Pero tal transición requeriría abandonar las funciones enzimáticas del ARN y reinventarlas en proteínas. & # 8220Ese no es un modelo simple & # 8221, dice Loren Williams, bioquímica del Instituto de Tecnología de Georgia en Atlanta.

Ese es un punto razonable al final de la cita: si un sistema autorreplicante tiene todas las funciones enzimáticas que necesita de los ARN (algo que no se ha demostrado), entonces reconstruir ese sistema utilizando un tipo de molécula completamente diferente (proteínas) sería una tarea extremadamente difícil y muy poco probable. Sin embargo, esto es esencialmente precisamente lo que requiere el modelo clásico mundial de ARN.

Pero hay muchas otras críticas al modelo mundial de ARN. Un artículo de 2012 en Biología Directa por el bioquímico Harold S. Bernhardt titulado agudamente, & # 8220 La hipótesis del mundo del ARN: la peor teoría de la evolución temprana de la vida (excepto por todas las demás), & # 8221 señala que & # 8220 las siguientes objeciones se han planteado a la hipótesis del mundo del ARN & # 8221:

(i) El ARN es una molécula demasiado compleja para haber surgido prebióticamente (ii) el ARN es inherentemente inestable (iii) la catálisis es una propiedad relativamente rara de las secuencias largas de ARN solamente y (iv) el repertorio catalítico del ARN es demasiado limitado.

Ahora el propio autor acepta la opinión de que el mundo del ARN es el mejor modelo materialista para el origen de la vida. Pero es muy franco acerca de sus problemas. Por ejemplo, con respecto a la objeción de que & # 8220RNA es una molécula demasiado compleja para haber surgido prebióticamente & # 8221, escribe:

El ARN es una molécula extremadamente compleja, con cuatro heterociclos que contienen nitrógeno diferentes colgando de una columna vertebral de grupos fosfato y D-ribosa alternados unidos por enlaces 3 & # 8242,5 & # 8242. Aunque hay una serie de problemas con su síntesis prebiótica, hay algunos indicios de que pueden no ser insuperables. Siguiendo el trabajo anterior de Sánchez y Orgel, Powner, Sutherland y sus colegas han publicado una vía para la síntesis de nucleótidos de pirimidina utilizando moléculas prebióticas prebióticas plausibles, aunque con la necesidad de su entrega programada (este requisito de entrega programada ha sido criticado por Benner y sus colegas, aunque la mayoría de los modelos del origen de la vida invocan una sucesión de condiciones cambiantes, como lo hacen con la evolución de los sistemas químicos a lo largo del tiempo, lo fundamental es la plausibilidad de los cambios).

Cubrimos la investigación de Powner y Sutherland aquí y aquí, señalando que fue cuidadosamente diseñado para producir los resultados deseados y notando cómo la naturaleza dirigida a objetivos del experimento socava las afirmaciones de la plausibilidad del modelo # 8217 en condiciones naturales no guiadas. De ahí la crítica de que tiene un & # 8220 requisito improbable de entrega programada & # 8221.

Bernhardt luego pasa a otra crítica:

A menudo se considera que el ARN es demasiado inestable para haberse acumulado en el entorno prebiótico. El ARN es particularmente lábil a temperaturas moderadas a altas y, por lo tanto, varios grupos han propuesto que el mundo del ARN puede haber evolucionado sobre el hielo, posiblemente en la fase eutéctica (una fase líquida dentro del sólido de hielo).

Pero existe un problema importante con la hipótesis del origen de la vida & # 8220frío & # 8221: a bajas temperaturas, las reacciones se vuelven tan lentas que nunca sucede nada interesante. Eso va a ser un problema para muchos tipos de química orgánica necesarios para el origen de la vida. Este es un problema especialmente significativo cuando se considera que la vida apareció en la tierra muy rápidamente después de que las condiciones se volvieron favorables:

  • & # 8220 & # 8230 tenemos ahora lo que creemos que es una fuerte evidencia de vida en la Tierra 3.800 mil millones de años [hace]. Esto reduce la teoría del origen de la vida en la Tierra a un rango muy estrecho & # 8230 ahora estamos pensando, en términos geoquímicos, en la vida instantánea & # 8230 & # 8221 (C. Ponnamperuma, Evolución desde el espacio 1981.)
  • & # 8220 [N] o nos queda muy poco tiempo entre el desarrollo de las condiciones adecuadas para la vida en la superficie de la tierra y el origen de la vida. La vida no es un accidente complejo que requirió un tiempo inmenso para convertir lo enormemente improbable en casi seguro. En cambio, la vida, a pesar de toda su complejidad, probablemente surgió rápidamente tan pronto como pudo. & # 8221 (Stephen Jay Gould, & # 8220An Early Start, & # 8221 Historia Natural, Febrero de 1978.)

Un origen frío de la vida hace que sea mucho más difícil que la vida surja en tan poco tiempo. Además, la noción de que la Tierra primitiva era más fría que caliente se opone a todo lo que los geólogos han dicho sobre las condiciones de la Tierra primitiva.

A continuación, Bernhardt señala que & # 8220 La catálisis es una propiedad relativamente rara de las secuencias de ARN largas únicamente, & # 8221, y ofrece una buena discusión sobre la gran improbabilidad de producir aleatoriamente una molécula de ARN larga y autorreplicante:

La hipótesis del mundo del ARN ha sido criticada debido a la creencia de que se necesitan secuencias largas de ARN para la actividad catalítica y por el enorme número de secuencias andomizadas necesarias para aislar las funciones catalíticas y de unión mediante la selección in vitro. Por ejemplo, la mejor ribozima replicasa creada hasta ahora & # 8212 capaz de replicar un impresionante tramo de 95 nucleótidos de ARN & # 8212 es

190 nucleótidos de longitud, una secuencia demasiado larga para haber surgido a través de cualquier proceso concebible de ensamblaje aleatorio. Y típicamente se requieren 10,000,000,000,000-1,000,000,000,000,000 de moléculas de ARN aleatorizadas como punto de partida para el aislamiento de la actividad ribozimática y / o de unión en experimentos de selección in vitro, completamente divorciados de la probable situación prebiótica. Como Charles Carter, en una revisión publicada de nuestro artículo reciente en Biología Directa, lo pone:

& # 8220 Yo, por mi parte, nunca me he suscrito a esta visión del origen de la vida, y de ninguna manera estoy solo. La hipótesis del mundo del ARN está impulsada casi en su totalidad por el flujo de datos de bibliotecas combinatorias de muy alta tecnología, cuya relación con el mundo prebiótico es cualquier cosa menos digna de & # 8220 apoyo unánime & # 8221. Hay varios problemas graves asociados con él, y lo veo como poco más que una fantasía popular & # 8221 (el revisor & # 8217s informa en [5]).

10 14 & # 8211 10 16 es una gran cantidad de moléculas de ARN.

No se pierda lo que se está diciendo aquí: el argumento es directamente paralelo a los defensores del DI que observan que es extremadamente improbable que una molécula de ARN con la secuencia de nucleótidos correcta necesaria para que surja la autorreplicación surja por casualidad. En otras palabras, está haciendo que la secuencia de información desafíe el origen de la vida.

Ahora Bernhardt propone que quizás el primer ARN autorreplicante fue mucho más corto, reduciendo los obstáculos probabilísticos para generar aleatoriamente la secuencia de nucleótidos correcta. Pero la evidencia de que esto sea realmente posible es inexistente. De hecho, uno de los revisores, Eugene Koonin, señala que tal ARN autorreplicante & # 8212 ya sea largo o corto & # 8212 aún no se ha demostrado:

Básicamente estoy de acuerdo con Bernhardt. El escenario RNA World es malo como hipótesis científica: difícilmente es falsable y es extremadamente difícil de verificar debido a una gran cantidad de agujeros en las partes más importantes. Es decir, nadie ha logrado la autorreplicación auténtica del ARN, que es la piedra angular del mundo del ARN.

Finalmente, Bernhardt explica un cuarto problema con el modelo mundial de ARN, a saber: & # 8220El repertorio catalítico de ARN es demasiado limitado & # 8221:

Se ha sugerido que los probables requisitos metabólicos de un mundo de ARN habrían excedido la capacidad catalítica del ARN. La mayoría de las ribozimas naturales catalizan reacciones de transferencia de fosforilo y # 8212 la formación y ruptura de enlaces fosfodiéster de ARN. Aunque las más eficientes de estas ribozimas catalizan la reacción a una velocidad comparable a la de las enzimas proteicas & # 8212 y in vitro La selección ha aislado ribozimas con una gama mucho más amplia de capacidades catalíticas & # 8212 la estimación de proteínas un millón de veces más aptas que el ARN como catalizadores parece razonable, presumiblemente debido a que las proteínas están compuestas por 22 aminoácidos químicamente bastante diferentes en comparación con los 4 muy diferentes. nucleótidos similares de ARN.

Mientras Bernhardt analiza los diversos tipos de reacciones que el ARN puede catalizar, admite que & # 8220Los ARN son, en la mayoría de los casos, peores catalizadores que las proteínas & # 8221. Eso suena a que Bernhardt acaba de admitir la validez de las críticas que describió contra el mundo del ARN. . De alguna manera, sin embargo, se las arregla para hacer girar la inferioridad de la catálisis de ARN, convirtiéndola no en un golpe contra el mundo del ARN, sino en un argumento a favor: & # 8220 Esto [las capacidades catalíticas inferiores del ARN] implica que su [ARN & # 8217s] La presencia en los sistemas biológicos modernos puede explicarse mejor por ser restos de una etapa anterior de la evolución, que estaban demasiado integrados en los sistemas biológicos para permitir su reemplazo fácilmente. & # 8221

Entonces, el ARN es usado por organismos vivos & # 8212 a pesar de sus capacidades catalíticas inferiores & # 8212 sólo porque la evolución no fue & # 8217t capaz de reemplazarlo? Pero, ¿no se nos dice constantemente cómo las proteínas pueden evolucionar para adaptarse a prácticamente cualquier necesidad de un organismo? ¿No sugiere esto límites severos a la capacidad de evolución de las proteínas? Ahora parece que los límites a la evolución se han convertido en un argumento por evolución.

Esta lógica torturada nos devuelve a las críticas suscitadas en la reciente Científico nuevo artículo: es poco probable que el modelo mundial de ARN sea correcto porque requiere que las proteínas (con capacidades superiores de catalización de la química) de alguna manera intervinieran y reemplazaran lo que estaba haciendo el ARN. Eso parece muy poco probable. Pero Bernhardt nuevamente intenta convertir este dilema en un argumento por el mundo del ARN & # 8212 que las dificultades para reemplazar el ARN con proteínas apuntan al hecho de que el ARN fue una vez un precursor de la vida. Sin embargo, si es tan difícil reemplazar el ARN con proteínas, ¿cómo sabemos que sucedió en todos los demás casos requeridos por el modelo mundial de ARN?

Parece que si las proteínas reemplazaron o no al ARN, se nos dice que, en cualquier caso, eso es una evidencia para el mundo del ARN. No es de extrañar que Eugene Koonin haya llamado al modelo & # 8220infalsificable & # 8221.

Entonces, ¿por qué alguien prefiere el modelo mundial de ARN, dados todos sus problemas? Koonin proporciona la respuesta en los comentarios de su revisor y # 8217s al final del artículo de Bernhardt & # 8217s & # 8212 it & # 8217s porque requiere algunos modelo materialista, y otros modelos materialistas claramente ganaron & # 8217t explican el origen de la replicación:

[E] l Mundo ARN parece ser una inevitabilidad lógica absoluta. & # 8216Algo & # 8217 tuvo que comenzar a replicarse de manera eficiente para iniciar la evolución, y las proteínas no tienen esta capacidad.

El argumento de Koonin es el siguiente: sabemos que la evolución no guiada es verdadera, por lo que algún modelo evolutivo debe ser correcto. Si otros modelos de vida no guiados y los orígenes de la vida no funcionaron, entonces el mundo del ARN debe ser correcto, porque tuvo que suceder algo para que la vida comenzara.

Pero, ¿qué pasa si el mundo del ARN en sí mismo tiene muchos problemas y, por lo tanto, no es una solución viable? Esa no es una opción que Koonin parece estar dispuesto a considerar. Tiene razón en que & # 8220 algo & # 8221 tiene que empezar la vida. Pero hay una tercera forma que Koonin no ha considerado. Esa tercera forma, & # 8212 & # 8220something & # 8221 que él ganó & # 8217t considerar & # 8212, es la única causa conocida que puede generar el tipo de secuencias digitales altamente complejas y específicas requeridas en el origen de la vida: el diseño inteligente.


Si los átomos son en su mayoría espacios vacíos, ¿por qué los objetos se ven y se sienten sólidos?

¿Por qué no podemos ver los espacios? Crédito: Shutterstock

El químico John Dalton propuso la teoría de que toda la materia y los objetos están formados por partículas llamadas átomos, y esto todavía es aceptado por la comunidad científica, casi dos siglos después. Cada uno de estos átomos está formado por un núcleo increíblemente pequeño y electrones aún más pequeños, que se mueven a una distancia considerable del centro.

Si imagina una mesa mil millones de veces más grande, sus átomos serían del tamaño de melones. Pero aun así, el núcleo en el centro aún sería demasiado pequeño para verlo y también lo serían los electrones mientras bailan a su alrededor. Entonces, ¿por qué nuestros dedos no pasan simplemente a través de los átomos y por qué la luz no atraviesa los huecos?

Para explicar por qué debemos mirar los electrones. Desafortunadamente, gran parte de lo que nos enseñan en la escuela está simplificado: los electrones no orbitan el centro de un átomo como los planetas alrededor del sol, como le han enseñado. En su lugar, piense en los electrones como un enjambre de abejas o pájaros, donde los movimientos individuales son demasiado rápidos para seguirlos, pero aún puede ver la forma del enjambre general.

De hecho, los electrones bailan; no hay mejor palabra para describirlo. Pero no es un baile al azar, es más como un baile de salón, donde se mueven en patrones establecidos, siguiendo los pasos establecidos por una ecuación matemática que lleva el nombre de Erwin Schrödinger.

Estos patrones pueden variar: algunos son lentos y suaves, como un vals, mientras que otros son rápidos y enérgicos, como un Charleston. Cada electrón mantiene el mismo patrón, pero de vez en cuando puede cambiar a otro, siempre que ningún otro electrón siga ese patrón. No hay dos electrones en un átomo que puedan realizar el mismo paso: esta regla se llama Principio de Exclusión.

Los electrones son como un enjambre de pájaros. Crédito: John Holmes / Wikimedia Commons, CC BY-SA

Aunque los electrones nunca se cansan, subir a un paso más rápido requiere energía. Y cuando un electrón desciende a un patrón más lento, pierde la energía que emite. Entonces, cuando la energía en forma de luz cae sobre un electrón, puede absorber algo de energía y moverse hacia un patrón de "danza" más alto y más rápido. Un rayo de luz no llegará muy lejos a través de nuestra mesa, ya que los electrones de todos los átomos están ansiosos por captar algo de energía de la luz.

Después de muy poco tiempo, pierden esta energía ganada, tal vez como luz nuevamente. Los cambios en los patrones de luz absorbida y reflejada dan reflejos y colores, por lo que vemos la mesa como sólida.

Resistencia cuando se toca

Entonces, ¿por qué una mesa también se siente sólida? Muchos sitios web le dirán que esto se debe a la repulsión, que dos cosas cargadas negativamente deben repelerse entre sí.Pero esto está mal y demuestra que nunca debes confiar en algunas cosas en Internet. Se siente sólido debido a los electrones danzantes.

Si toca la mesa, los electrones de los átomos de sus dedos se acercan a los electrones de los átomos de la mesa. A medida que los electrones de un átomo se acercan lo suficiente al núcleo del otro, los patrones de sus danzas cambian. Esto se debe a que un electrón en un nivel de energía bajo alrededor de un núcleo no puede hacer lo mismo alrededor del otro; ese espacio ya está ocupado por uno de sus propios electrones. El recién llegado debe asumir un rol desocupado y más enérgico. Esa energía tiene que ser suministrada, no por la luz esta vez, sino por la fuerza de su dedo que palpa.

Entonces, empujar solo dos átomos uno cerca del otro requiere energía, ya que todos sus electrones necesitan entrar en estados de alta energía desocupados. Tratar de juntar todos los átomos de la mesa y los átomos de los dedos requiere una gran cantidad de energía, más de la que los músculos pueden suministrar. Sientes eso, como resistencia a tu dedo, por eso y cómo la mesa se siente sólida al tacto.

Este artículo se publicó originalmente en The Conversation. Lea el artículo original.


La química ordinaria produce racematos

Un libro de texto de química orgánica bien considerado establece una regla química universal en negrita:

Esta es una consecuencia de las leyes de la termodinámica. Las formas de la mano izquierda y derecha tienen energía libre idéntica (G), por lo que la diferencia de energía libre (& DeltaG) es cero. La constante de equilibrio para cualquier reacción (K) es la relación de equilibrio entre la concentración de productos y los reactivos. La relación entre estas cantidades a cualquier temperatura Kelvin (T) viene dada por la ecuación estándar:

donde R es la constante universal de los gases (= número de Avogadro & rsquos x constante k de Boltzmann & rsquos) = 8,314 J / K.mol.

Para la reacción de cambiar aminoácidos zurdos a diestros (L & rarr R), o al revés (R & rarr L), & DeltaG = 0, entonces K = 1. Es decir, la reacción alcanza el equilibrio cuando las concentraciones de R y L son iguales, es decir, se produce un racemato. Esto explica la regla del libro de texto anterior.


Origen de la vida: la teoría de la panspermia

SiS se enorgullece de presentar a los ganadores del "Premio de Distinción de Clase de Ciencia y Sociedad del Programa Integrado de Posgrado en Ciencias de la Vida (IGP) 2008". Estos artículos, escritos como parte de un curso sobre ciencia y sociedad, fueron elegidos por los profesores de IGP para ser publicados en SiS. Este mes, presentamos el siguiente artículo de la estudiante de doctorado Sonali Joshi.

Cómo se originó la vida en la tierra es una cuestión que la gente ha reflexionado durante siglos. Abundan las teorías, desde las basadas en la doctrina religiosa, hasta las puramente científicas, pasando por otras que bordean la ciencia ficción. Una posibilidad que se cierne sobre esta frontera es la teoría de la panspermia, que sugiere que la vida en la Tierra no se originó en nuestro planeta, sino que fue transportada aquí desde algún otro lugar del universo. Si bien esta idea puede parecer sacada de una novela de ciencia ficción, alguna evidencia sugiere que un origen extraterrestre de la vida puede no ser una idea tan descabellada.

Un argumento que apoya la teoría de la panspermia es el surgimiento de la vida poco después del intenso período de bombardeo de la Tierra, hace entre 4 y 3,8 mil millones de años. Durante este período, los investigadores creen que la Tierra sufrió una serie extensa y muy poderosa de lluvias de meteoritos. Sin embargo, la evidencia más temprana de vida en la Tierra sugiere que estuvo presente hace unos 3.830 millones de años, superponiéndose con esta fase de bombardeo. Estas observaciones sugieren que los seres vivos durante este período se habrían enfrentado a la extinción, lo que contribuye a la idea de que la vida no se originó en la Tierra.

Sin embargo, para que la vida se origine en otra parte del universo, tendría que haber un entorno en otro planeta capaz de sustentarla. Nuestro estudio del universo sugiere que la vida tal como la conocemos tendría dificultades para sobrevivir fuera de la Tierra. Pero es importante tener en cuenta que la vida en la Tierra puede soportar muchas condiciones extremas. Algunas bacterias crecen a temperaturas de hasta 113 ° C. En el otro extremo, los microbios pueden prosperar a temperaturas tan bajas como -18 ° C, muchos pueden conservarse en nitrógeno líquido a -196 ° C. También pueden tolerar altas dosis de radiación ionizante y ultravioleta, presión extrema, etc. Estas observaciones sugieren que es difícil definir las condiciones que favorecen la vida y nos dificulta predecir que la vida es exclusiva de la Tierra.

La presencia de agua en otras partes del universo refuerza esto. Se cree que Marte contuvo agua en el pasado. Gran parte del entusiasmo por la presencia de vida en Europa, una de las lunas de Júpiter, ha sido alimentado por las especulaciones de que podría tener océanos subterráneos. Sin embargo, aunque el agua es esencial para la vida con la que estamos familiarizados, su presencia no indica necesariamente la presencia de vida.

El hecho de que la materia orgánica sea relativamente común en el espacio también podría apoyar la idea de vida extraterrestre. La materia orgánica se refiere a la materia compuesta por compuestos que contienen carbono. Todos los seres vivos de la Tierra están basados ​​en carbono. Se han detectado una variedad de compuestos orgánicos en meteoritos que han aterrizado en la tierra, incluidos los aminoácidos, que son los componentes básicos de las proteínas (y las proteínas son componentes primarios de todas las células vivas). La presencia de materia basada en carbono en los meteoritos respalda la posibilidad de que la vida en nuestro planeta pudiera haber venido del espacio exterior. Pero, aunque la vida en la tierra está compuesta de materia orgánica, la materia orgánica en sí misma no se considera vida.

Incluso si existiera vida extraterrestre, los defensores de la teoría de la panspermia aún deben determinar cómo llegó la vida a la Tierra. Los mejores candidatos para actuar como "semillas de vida" son las esporas bacterianas, que permiten que las bacterias permanezcan en estado latente en ausencia de nutrientes. Las bacterias constituyen aproximadamente un tercio de la biomasa de la Tierra y se caracterizan por su capacidad para sobrevivir en condiciones extremas, aquellas que inicialmente creímos que no podían sustentar la vida. A la luz de la panspermia, la pregunta importante es si las bacterias o las esporas bacterianas podrían sobrevivir en el espacio.

Para abordar esta cuestión, los científicos del Centro Aeroespacial Alemán en Colonia diseñaron experimentos utilizando el satélite ruso FOTON. Mezclaron esporas bacterianas con partículas de arcilla, arenisca roja, meteorito marciano o suelo marciano simulado para formar pequeños bultos de un centímetro de ancho. Luego, los bultos se expusieron a través del satélite al espacio exterior. Después de dos semanas de exposición, los investigadores encontraron que casi todas las esporas bacterianas mezcladas con arenisca roja pudieron sobrevivir. Otro estudio mostró que las esporas bacterianas podrían sobrevivir a las condiciones extremas del espacio exterior durante seis años si estuvieran protegidas de la radiación ultravioleta solar extraterrestre. Esto sería posible si las esporas viajaran dentro de cometas o meteoritos.

Sin embargo, las distancias interplanetarias son grandes, por lo que el tiempo que una espora bacteriana tendría que pasar en un meteorito o cometa antes de golpear un planeta anfitrión podría variar en millones de años. Dos estudios que involucran el aislamiento de esporas bacterianas, ya sea del abdomen de abejas extintas conservadas en ámbar o de una inclusión de salmuera en un antiguo cristal de sal de la formación Permian Salado, sugieren que las esporas bacterianas pueden permanecer viables hasta por 250 millones de años. Por lo tanto, las esporas bacterianas podrían potencialmente explicar la vida en la tierra.

Pero, ¿hay esporas bacterianas flotando en el espacio? Un estudio se centró en la radiación de calor emitida por las partículas de polvo del cometa Halley cuando el cometa se acercaba al sol. La huella dactilar de la radiación de las partículas se correspondía sorprendentemente bien con la de las bacterias calentadas a temperaturas elevadas; ningún material más que las bacterias coincidía con el espectro observado. Como se sabe que los cometas chocaron con la Tierra en diferentes puntos en el pasado, esta observación presenta un argumento interesante a favor de la panspermia. Si bien este estudio no proporciona evidencia concluyente de la presencia de vida en el espacio exterior, sí plantea la posibilidad de que nuestra galaxia esté plagada de esporas bacterianas.

Una cosa importante a tener en cuenta sobre la hipótesis de la panspermia es que no da ninguna explicación de cómo se originó la vida que llegó a la Tierra. Incluso si podemos demostrar que la vida en la Tierra fue el resultado de la panspermia, la pregunta de dónde y cómo se originó la vida será mucho más difícil de responder. Hasta ahora, nuestro conocimiento del sistema solar sugiere que la vida es exclusiva de la Tierra, pero, a medida que avanzan la ciencia y la tecnología, tendremos que modificar ideas que actualmente consideramos hechos. Queda por ver si las preguntas sobre el origen de la vida en la Tierra y el origen de la vida en el universo tienen la misma respuesta.


¿Darwin estaba equivocado?

A mi amigo James McClellan, un distinguido historiador de la ciencia, le gusta burlarse de mi insistencia en que los días de gloria de la ciencia y los rsquos han terminado. En El fin de la ciencia Afirmé que la ciencia seguirá ampliando y modificando sus paradigmas actuales, como la evolución por selección natural y el big bang, pero no habrá más revelaciones o revoluciones comparativamente profundas.

Jim disfruta frotándome la cara en posibles contradicciones con mi tesis. Recientemente me llamó la atención sobre & mdash y me compró una copia de, hard cover! & MdashEl árbol enredado: una nueva y radical historia de la vida, del periodista David Quammen. El libro y la propaganda de rsquos afirman que nuestra visión científica de la vida está experimentando un gran cambio. Entonces leí el libro. [* Vea la respuesta de Jim & rsquos a esta columna a continuación.]

Quammen tiene la reputación de ser un excelente escritor científico, lo que resultó ser merecido. Enredado Árbol es una historia épica sobre ciencia y búsqueda de rsquos para entender la vida. Quammen hace por la biología evolutiva lo que Dennis Overbye hizo por la cosmología, la búsqueda para comprender el universo, en Corazones solitarios del cosmos, uno de mis libros de ciencia favoritos. Ambos escritores capturan la emoción y el desorden de la investigación sobre la naturaleza y los misterios más profundos de rsquos.

Así como la historia de Overbye & rsquos gira en torno a un cascarrabias obsesivo e intransigente, el astrónomo Alan Sandage, también lo hace Quammen & rsquos. Su antihéroe es Carl Woese, inventor de un poderoso método molecular para rastrear linajes evolutivos. Con él, Woese recopiló pruebas de una nueva forma importante de vida procariota unicelular, Archaea, de la que podemos haber descendido.

Woese, quien murió en 2012 (y a quien entrevisté en 1990 para un artículo sobre el origen de la vida), era un aspirante a revolucionario que pensaba que no lo apreciaban demasiado y que Darwin lo apreciaba demasiado. Una vez escribió en el manuscrito de un colega y rsquos: `` Le das a Darwin mucha más sustancia de la que el bastardo merece ''. Woese buscó alternativas a la selección natural como la fuerza principal que sustenta el cambio evolutivo, como el concepto de Stuart Kauffman de complejidad autoorganizada (que yo critiqué en Fin de la ciencia).

Las arqueas son uno de los hallazgos & ldquoradical & rdquo que describe Quammen. Woese convenció a muchos biólogos de que las arqueas son tan distintas de las bacterias que merecen su propia etiqueta. Pero las arqueas no representan un desafío para la teoría darwiniana, nuestra comprensión de cómo se originan y evolucionan las especies. Compararía Archaea con una revisión de nuestro modelo de formación de galaxias en el universo temprano, que no amenaza el marco básico del Big Bang.

La transferencia horizontal de genes, el otro descubrimiento en el que se centra Quammen, posiblemente plantea un desafío para la teoría evolutiva convencional. Implica que diferentes especies se transmiten genes directamente entre sí, generalmente a través de infecciones bacterianas o virales. La evidencia tentativa de la transferencia horizontal de genes surgió hace casi un siglo, pero solo en las últimas décadas los biólogos han reconocido su influencia en la evolución de los organismos multicelulares, así como de las arqueas y las bacterias.

La transferencia horizontal de genes, afirma Quammen, & ldquoha anulado la certeza tradicional de que los genes fluyen solo verticalmente, de padres a hijos, y no pueden intercambiarse lateralmente a través de los límites de las especies. & Rdquo La evolución siempre ha sido representada por lo que Darwin llamó un & ldquogreat tree & rdquo con innumerables ramas. , que representan diferentes especies, divergiendo de un ancestro común. Resulta que la metáfora del árbol es inexacta o incompleta. Algunas ramas están "encuadradas", "enlazadas" por genes que saltan de una especie a otra a través de la transferencia horizontal de genes.

Los académicos no están de acuerdo sobre cuán revolucionaria es la transferencia horizontal de genes. En 2000 W. Ford Doolittle informó sobre las implicaciones de Archaea y la transferencia horizontal de genes en Científico americano en & ldquoUprooting the Tree of Life & rdquo El & ldquoárbol de consenso & rdquo que representa la evolución está & ldquo; muy simplificado & rdquo, dijo Doolittle. Un artículo de 2002 de Doolittle y otros sostenía que la transferencia horizontal de genes representa una "revisión cualitativa" de nuestra visión de la vida y la historia temprana.

En 2009 Nuevo Científico planteó las apuestas con un artículo de portada sobre la transferencia horizontal de genes, titulado & ldquoDarwin Was Wrong & rdquo. Una declaración, no una pregunta. Se añadió un subtítulo & ldquoCutting Down the Tree of Life & rdquo (La versión en línea del artículo ahora tiene el título más suave & ldquoWhy Darwin Was Wrong about the Tree of Life & rdquo.) En el artículo, el filósofo John Dupre llamó la transferencia horizontal de genes y ldquo parte de un revolucionario cambio en biología. & rdquo Mis cursivas.

En una refutación, "Darwin tenía razón", el filósofo Daniel Dennett y los biólogos Richard Dawkins, Jerry Coyne y P.Z. Meyers llamó al Nuevo Científico artículo & ldquofalse & rdquo y & ldquoinflammation & rdquo & ldquoNada en el artículo mostraba que el concepto del árbol de la vida es incorrecto, dijeron, & ldquo; sólo que es más complicado de lo que se pensaba antes del advenimiento de la genética molecular. & rdquo

Quammen también acusa Nuevo Científico de sensacionalismo. Su titular puede haber "ayudado a vender revistas", comenta, pero "representó el desafío genuino a la ortodoxia darwiniana que plantearon los nuevos descubrimientos". No se puede culpar a Darwin por no anticipar la transferencia horizontal de genes, afirma Quammen. "Hizo lo mejor que pudo, lo que estuvo muy bien, con la evidencia que pudo ver".

Para responder a la pregunta planteada en mi titular: No. Lejos de estar equivocado, Darwin tiene tanta razón como siempre cuando se trata de su gran idea, la selección natural. No pudo prever todas las fuentes de variación dentro y entre la descendencia, que proporcionan la materia prima sobre la que opera la selección natural. No sabía nada de genes y especuló, errónea pero razonablemente, que las características adquiridas podrían transmitirse a la descendencia, como había propuesto Lamarck. (Como señala Quammen, la hipótesis de Lamarck & rsquos ha experimentado pequeñas oleadas de reconsideración incluso hasta el día de hoy.)

Ahora sabemos que las variaciones tienen muchas causas, incluida la mutación, la endosimbiosis, la deriva genética, la recombinación sexual, los factores epigenéticos y, sí, la transferencia horizontal de genes. Pero todas las variaciones, cualquiera que sea la forma que adopten, sirven de alimento para la selección natural, que sigue siendo la principal fuerza evolutiva y que Darwin (y Wallace) descubrieron.

Volviendo a la analogía biología / cosmología, la evolución por selección natural y la teoría del Big Bang proporcionan los marcos básicos para comprender la vida y el universo, respectivamente. Cada paradigma sufre constantemente revisiones y ampliaciones. Pero así como la teoría del Big Bang absorbió el sorprendente descubrimiento hace dos décadas de que la expansión del universo y los rsquos se está acelerando, la teoría evolutiva ha abarcado fácilmente la transferencia horizontal de genes.

Thomas Kuhn distinguió entre la ciencia "quonormal", que refuerza el paradigma prevaleciente, y la ciencia "quorrevolucionaria", que anula el paradigma. La transferencia horizontal de genes y las arqueas representan la ciencia normal, que da cuerpo a la revolucionaria visión de la vida de Darwin & rsquos. Toda la biología desde Darwin ha sido normal.

Carl Woese no es el único pensador moderno prominente que se siente molesto por el dominio de Darwin & rsquos. Karl Popper no era un fanático, como tampoco lo son el filósofo Jerry Fodor y el científico cognitivo Massimo Piattelli-Palmarini, autores de Lo que Darwin se equivocó (que descarté como & ldquofatalmente defectuoso & rdquo.) Pero ninguno de los críticos de Darwin & rsquos le ha hecho ningún daño serio. La evolución por selección natural se parece al capitalismo. Ambos paradigmas tienen una asombrosa capacidad para absorber la oposición, al igual que un microbio se traga a otro a través de la endosimbiosis.

Dicho esto, encuentro fascinantes los descubrimientos sobre los que informa Quammen. Un subtema de su libro se refiere a cómo la transferencia horizontal de genes podría influir en nuestras autoconcepciones. "¿Qué implicaciones tienen estos descubrimientos para el concepto de identidad humana?", pregunta Quammen. & ldquo¿Qué es un individuo humano? Cuáles son usted? & rdquo Buenas preguntas. Acabo de escribir un libro sobre la búsqueda para resolver el problema mente-cuerpo, que pregunta: ¿Quiénes somos realmente?

Como informa Quammen, por cada célula que es, estrictamente hablando, nuestra, nuestros cuerpos contienen aproximadamente tres células bacterianas en nuestras tripas, bocas y otros lugares. Las bacterias son mucho más pequeñas que las células humanas y, sin embargo, representan hasta el tres por ciento de nuestra masa total. Aproximadamente el ocho por ciento de nuestro genoma se compone de "equivalentes de retrovirus que han invadido nuestro linaje", dice Quammen. Somos "quomosaicos". Contamos con multitudes y, sin embargo, somos individuos.

Un último punto, o mejor dicho, una predicción, que hice por primera vez en El fin de la ciencia. No importa cuánto aprendan, los biólogos nunca sabrán realmente cómo se animó la materia por primera vez, al igual que los cosmólogos nunca sabrán cómo comenzó el universo. Además, nunca encontraremos una respuesta definitiva a la pregunta de quiénes somos realmente. Los amantes de la ciencia deberían estar agradecidos por la persistencia de estos misterios. Mientras duren, también perdurará nuestra búsqueda del autoconocimiento.

* Aquí está la respuesta de James McClellan & rsquos a esta columna. Para obtener más información sobre nuestro argumento en curso sobre lo que Jim llamaría científico y ldquotruth, consulte también la introducción de mi libro. Problemas cuerpo-mente y los tres primeros elementos de Otras lecturas.

Me siento halagado de que me vuelvas a mencionar en tu maravilloso blog, pero leer tu último, & ldquoWas Darwin Wrong? & Rdquo, me hace pensar en dos cosas.

Primero, no aborda el estado epistemológico de la teoría evolutiva actual. Incluso suponiendo que esté en lo cierto en todo lo que dice sobre la evolución o sobre la cosmología y el "fin de la ciencia", la implicación de que la ciencia ha determinado, por tanto, hechos inalterablemente verdaderos sobre la naturaleza, es difícilmente evidente o justificada ipso facto.Por un tiempo pensé que en realidad estabas de acuerdo conmigo en que somos incapaces de escapar de las limitaciones del lenguaje y la cultura que encuadran en cualquier conjunto de oraciones que los humanos podamos pronunciar, científicas o de otro tipo, y que estamos atrapados en nuestra charla como simios ligeramente peludos. tratando de averiguar nuestras circunstancias, pero, ay, veo que estás retrocediendo.

(Por cierto, una visión tan posmoderna de la ciencia difícilmente excluye los días de gloria que se avecinan para la ciencia. Las historias que cuenta la ciencia son quizás las historias más grandes jamás contadas y un testimonio asombroso de los logros humanos. Quién sabe lo que nos depara el futuro si manejamos la materia oscura , los orígenes de la vida, o incluso, según Horgan, la conciencia. Su tropo del "fin de la ciencia" es demasiado mezquino).

En segundo lugar, creo que Quammen todavía tiene razón en que, en total, los sucesivos descubrimientos en torno a Archaea, la transferencia horizontal de genes, la endosimbiosis, el microbioma y todo lo demás, constituyen una nueva visión de la vida y una reescritura de la historia de la evolución, perspectivas muy diferentes de los que se encuentran en El origen de las especies. En pocas palabras, los cambios en la cantidad han producido un cambio en la calidad y, en mi opinión, ahora vivimos en un mundo diferente con respecto a nuestra comprensión de la vida y sus meandros. La "selección natural" todavía puede ser un impulsor, pero el contexto ha cambiado fundamentalmente y, por lo tanto, también tiene el significado de la propia selección natural.

Como usted, no veo estos cambios como una revolución per se, pero lo que sucedió en las últimas décadas tampoco es ciencia kuhniana y ldquonormal. Los científicos de una amplia gama de disciplinas (genética, taxonomía, paleontología, etc.) no están resolviendo los problemas dictados por el paradigma darwiniano, han hecho nuevos descubrimientos dramáticos en áreas completamente nuevas que han reformulado radicalmente ese paradigma y el contexto en el que se puede desarrollar. piensa en la vida y su historia. Hay grandeza en esta nueva visión de la vida, entonces, ¿por qué meterla en el lecho de Procusto de la teorización del siglo XIX?


¿El fin de la guerra entre la evolución y la teología cristiana?

El filósofo católico Kenneth W. Kemp sostiene hábilmente que gran parte del conflicto moderno entre la ciencia y la religión tiene mucho que ver con que los científicos y los fieles sobrepasen sus respectivas autoridades o conocimientos.

Se exigieron cosas extrañas a muchos jóvenes evangélicos en el siglo XX. Quizás encabezando la lista estaban las exhortaciones a cuestionar, criticar e incluso ridiculizar la ciencia evolutiva, que, según nos dijeron, representaba un asalto directo a Dios y la Biblia. Recuerdo que el líder de mi grupo de jóvenes le dijo a una sala llena de adolescentes que el ornitorrinco presentó problemas cómicos e irresolubles para la biología evolutiva. Fuimos educados en el escepticismo científico del fundador del Museo de la Creación. Ken Ham ( no confíe en que la datación por carbono-14 !). Más tarde aprendimos frases impresionantes como principio antrópico y complejidad irreducible para desconcertar a nuestros interlocutores.

La guerra que nunca fue: evolución y teología cristiana , del filósofo católico Kenneth W. Kemp, traza la historia reciente y los argumentos que dieron lugar a este peculiar paradigma, en el que muchos en Occidente llegaron a ver la ciencia y la religión como diametralmente opuestas. Como sostiene hábilmente Kemp, gran parte de este conflicto tiene más que ver con los científicos y los fieles que traspasan su respectiva autoridad o experiencia, al creer que la ciencia (o la Biblia) responde a preguntas que no son capaces de responder. El escribe:

[L] as ideas de creación y evolución son respuestas a preguntas fundamentalmente diferentes. La doctrina de la creación ofrece un relato de la existencia misma del mundo, de su dependencia para esa existencia de Dios. Las teorías de la evolución, por el contrario, explican no la existencia del mundo, sino cómo llegó a ser como es.

Un ejemplo de este traspaso se manifiesta en la afirmación del biólogo Jerry A. Coyne de la Universidad de Chicago de que "la evolución nos da el relato verdadero de nuestros orígenes, reemplazando los mitos que nos satisfacían durante miles de años". El historiador de biología de Cornell William B. Provine fue aún más sensacional, afirmando que Charles Darwin entendía que si la selección natural fuera cierta, “entonces el argumento del diseño estaba muerto y todo lo que lo acompañaba, a saber, la existencia del dios personal, el libre albedrío, la vida después de la muerte, las leyes morales inmutables y el significado último de la vida ". El biólogo ateo y evolucionista Richard Dawkins, a su vez, ha llamado La catequesis religiosa de los propios hijos es una forma de "abuso infantil", porque la ciencia refuta la existencia de Dios.

Tales ataques han llevado a muchos cristianos, en particular a los fundamentalistas, a resistir lo que perciben como la amenaza inmediata: la ciencia evolutiva. Sin embargo, esto siempre fue un error, porque los ataques a la fe, aunque a menudo los hicieron los científicos, no eran realmente científicos. Si Dios es inmaterial y trascendente, como han afirmado históricamente los cristianos, ningún esfuerzo intelectual puramente materialista, independientemente de su complejidad o matiz, puede refutarlo. Lo mismo es cierto para el alma humana y sus poderes de intelecto y voluntad: si son inmateriales, ninguna investigación biológica puede demostrar que no existen. La existencia (o no existencia) de Dios y el libre albedrío son cuestiones filosóficas, no biológicas.

Además, como explica Kemp, la historia de la batalla entre la evolución y el cristianismo no es tan binaria o maniquea como suele presentarse en relatos tan populares como la obra de teatro de 1955. Heredar el viento, que cuenta la historia del famoso "Juicio del mono" de Scopes de 1925. Tomemos, por ejemplo, el famoso 1860 Debate sobre la evolución de Oxford , ahora una parte integral de la mitología de los evolucionistas anti-religión que postulan una guerra "ciencia contra religión". Como admitió más tarde el "bulldog de Darwin" Thomas Huxley, "los partidarios de los puntos de vista del señor Darwin en 1860 eran numéricamente extremadamente insignificantes. No cabe la menor duda de que, si en ese momento se hubiera celebrado un concilio general científico de la Iglesia, deberíamos haber sido condenados por una abrumadora mayoría ”.

De hecho, ya sea que consideremos la biología u otras ciencias “duras”, la resistencia a las nuevas ideas proviene tanto, si no más, de la propia comunidad científica que de los creyentes piadosos. Kemp escribe: "Incluso entre los científicos, siempre hay controversia entre aquellos que están ansiosos por abrazar nuevas ideas y aquellos que aprecian el poder de las viejas ideas y dudan de los valores de las nuevas". La ciencia tampoco es tan monolítica como a muchos de sus defensores antirreligiosos les gusta afirmar. El consenso entre los expertos a menudo requiere mucho tiempo para fusionarse y, como cualquier estudiante de historia de la ciencia sabe, es a veces volcado por nuevas investigaciones o ideas.

Además, desde el 1859 de Darwin Sobre el origen de las especiesMuchos cristianos, incluidos destacados teólogos y filósofos, han simpatizado, si no explícitamente, con muchas ideas darwinianas. La Iglesia Presbiteriana del Sur, el lugar de una famosa controversia sobre la evolución a finales del siglo XIX, fue una batalla Entre teólogos sobre los méritos de la evolución. Durante la equivocada cruzada de William Jennings Bryan contra la evolución a principios del siglo XX, muchos científicos, como Asa Gray, James Woodrow y William Louis Poteat, abrazaron la evolución sin dejar de ser devotos protestantes. Podrían hacerlo porque quedan muchos debates sin resolver entre los cristianos sobre la interpretación adecuada del Génesis.

Por supuesto, la culpa de revitalizar esta pseudoguerra no solo recae en fundamentalistas como Bryan, sino también en polemistas antirreligiosos como Huxley o Andrew Dickson White. Muchos científicos, e incluso periodistas, incluido H.L Mencken, han buscado ansiosamente explotar varias teorías científicas para socavar la fe cristiana. El popular libro de texto de los años 50 de Ella Thea Smith Explorando la biología en ocasiones se apartó de la ciencia ridiculizando a quienes creen que los humanos son los mamíferos más evolucionados. 1960 de la National Science Foundation Hombre: un curso de estudio fue ampliamente interpretado en el sentido de afirmar que la moralidad es únicamente un "producto de nuestra cultura".

Más recientemente, un libro de texto sin nombre citado por la Junta de Educación de California en 1972 afirmó que "la ciencia es el conocimiento total de los hechos y principios que gobiernan nuestras vidas, el mundo y todo lo que hay en él". Una declaración de 1995 de la Asociación Nacional de Profesores de Biología, a su vez, definió la evolución como necesariamente incompatible con la idea de la supervisión del diseño o un Dios personal. Con afirmaciones tan poco científicas que se venden como una verdad incontestable, es comprensible por qué los protestantes estadounidenses a menudo sintieron la necesidad de contraatacar.

Una de las manifestaciones más recientes de esta resistencia ha sido el movimiento de Diseño Inteligente, promovido por personas como el bioquímico católico Michael J. Behe, el matemático evangélico William A. Dembski y el profesor de derecho evangélico de UC Berkeley Phillip E. Johnson. Aunque tiene más matices intelectuales que el creacionismo bíblico liderado por fundamentalistas, a veces sufre de debilidades similares al proponer tesis que la ciencia simplemente no puede probar.

Tomemos la complejidad irreductible, una idea popularizada por Behe, que propone que algunos organismos son tan irreductiblemente complejos que no podrían evolucionar por sí mismos sin algún tipo de intervención inteligente. En respuesta, Kemp señala que carecemos de conocimiento suficiente de estructuras y procesos para hacer el tipo de afirmaciones que hace Behe. Cita como un ejemplo la cascada de coagulación de la sangre humana, señalando que incluso Behe ​​ha reconocido que & # 8220 & # 8217s a menudo es bastante difícil determinar quién está activando a quién & # 8221 Otras estructuras y procesos, alternativamente, realmente sabemos lo suficiente como para reconocerlos como no irreductiblemente complejos: la cascada de coagulación de la sangre es más compleja de lo que requiere la funcionalidad básica, como lo demuestra el hecho de que los parahemofílicos que carecen de una de las enzimas involucradas en la cascada pueden vivir largas vidas sin afuera, y que las ballenas y otras las criaturas marinas también carecen de partes de él. Por último, muchos evolucionistas han ofrecido una explicación razonable de cómo los procesos darwinianos pueden producir una complejidad irreductible; por ejemplo, un sistema de este tipo puede construirse gradualmente agregando partes que inicialmente solo son ventajosas, pero que eventualmente se vuelven esenciales. De hecho, Richard H. Thornhill y David W. Usserty han distinguido dos & # 8220rutas & # 8221 de la evolución darwiniana que, según ellos, pueden producir el tipo preciso de complejidad que, según Behe, está más allá del alcance de los procesos darwinianos.

Quizás, entonces, es mejor si los cristianos toman el ejemplo de los muchos filósofos, teólogos y científicos que argumentan que realmente no es necesario que haya conflicto entre la fe religiosa y la ciencia evolutiva, y que los conflictos que existen a menudo se deben a que la evolución ha sido explotada para hacer afirmaciones más allá de su propia área de conocimiento. Hacer lo contrario, como han hecho muchos cristianos bien intencionados en los últimos siglos, quizás haya hecho más daño que bien. San Agustín lo expresa bien cuando escribe:

Si [los no cristianos] encuentran a un cristiano equivocado en un campo que ellos mismos conocen bien y lo escuchan manteniendo opiniones tontas sobre nuestros libros, ¿cómo van a creer esos libros sobre la resurrección de los muertos, la esperanza de la vida eterna y el reino de los cielos, cuando piensan que sus páginas están llenas de falsedades sobre hechos que ellos mismos han aprendido de la experiencia y la luz de la razón?

Uno solo puede adivinar cuántas personas han rechazado el cristianismo porque se les presentó como sinónimo de un fundamentalismo antiintelectual y antievolucionario.

Para los católicos, la “Tesis de la guerra”, como la llama Kemp, es especialmente engañosa y errónea. Muchos católicos desde el siglo II han creído que el Hexaëmeron, o los seis días de la creación descritos en Génesis 1, no son días temporales. San Agustín, San Alberto Magno y Tommaso de Vio, el cardenal Cayetano lo creían todos mucho antes del famoso viaje de Darwin en el Beagle. Como han argumentado los historiadores Rodney Stark y William J. Slattery en sus respectivos libros recientes Dar falso testimonio: desacreditar siglos de historia anticatólica y Heroísmo y genio: cómo los sacerdotes católicos ayudaron a construir y pueden ayudar a reconstruir la civilización occidental, la Iglesia Católica siempre ha apoyado la ciencia.

De hecho, el método científico en sí se originó en un sistema filosófico cristiano, practicado por el clero católico que creía que el mundo natural era predecible y conocible porque fue creado por un Dios racional. Muchos de los primeros científicos no solo eran hombres de fe, sino hombres de tela (por ejemplo, Gregor Mendel). El biólogo inglés y católico St. George Mivart, que escribió un relato de la intersección de la teología y la biología evolutiva, recibió en 1876 un doctorado honoris causa por el Papa Pío IX. Y la teoría del Big Bang fue propuesta por primera vez por el profesor de física belga Mons. Georges Lemaître. Para cualquiera que todavía crea en esta pseudoguerra, o conozca a alguien que lo haga y necesite persuadir de lo contrario, el libro de Kemp es una lectura esencial.

Si valora las noticias y las opiniones que ofrece Catholic World Report, considere hacer una donación para apoyar nuestros esfuerzos. Su contribución nos ayudará a seguir haciendo que CWR esté disponible para todos los lectores de todo el mundo de forma gratuita, sin una suscripción. ¡Gracias por tu generosidad!

Haga clic aquí para obtener más información sobre cómo donar a CWR. Haga clic aquí para suscribirse a nuestro boletín.


Evolución, religión y por qué no se trata solo de la falta de capacidad de razonamiento científico

A pesar de la abrumadora evidencia de la evolución, muchas personas aún optan por rechazarla como una explicación de cómo evolucionaron y se desarrollaron los humanos y otros organismos. Esta actitud parece ser especialmente común entre las personas religiosas. Pero, ¿por qué es eso y qué podemos hacer para reconciliar estas dos visiones del mundo opuestas? Un nuevo estudio publicado en Evolución: educación y divulgación intenta explicar.

¿Por qué rechazar la evolución?

Los seres humanos se han preguntado y debatido durante mucho tiempo las explicaciones científicas y teológicas de nuestro mundo y la vida en él. Los relatos bíblicos describen la creación como una serie de eventos de un creador que resultan en la diversidad actual de la tierra (incluidos los humanos), mientras que la ciencia sugiere descender con modificaciones de un ancestro común durante largos períodos de tiempo (evolución), lo que resulta en la gran diversidad que vemos. hoy (de nuevo, incluidos los humanos).

A pesar de la abrumadora evidencia de la evolución, una gran parte de los EE. UU. (Y el mundo) continúa rechazando la teoría. La pregunta es por qué, ante tanta evidencia convincente, la gente todavía no acepta la evolución como un proceso que ocurre para dar forma a la existencia de vida en este planeta.

Hipótesis sobre las causas del rechazo

La segunda hipótesis basada en el modelo de déficit es que las personas rechazan la evolución porque carecen de la capacidad de razonamiento científico. Esta hipótesis es la base de nuestro estudio actual.

La literatura de investigación demuestra que la religión es una barrera importante para la aceptación de la teoría de la evolución. ¿Qué tienen exactamente los individuos "religiosos" que provocan el rechazo de la evidencia científica?

Dos hipótesis destacadas se derivan de un "modelo de déficit". El primero apoya la idea de que una deficiencia de conocimiento es la culpable de rechazar la evolución y que la gente rechaza la evolución por simple ignorancia de los hechos, la evidencia y los mecanismos. Sin embargo, la literatura demuestra que en la mayoría de los casos, una simple educación en los hechos no es suficiente para cambiar la opinión de las personas.

La segunda hipótesis basada en el modelo de déficit es que las personas rechazan la evolución porque carecen de la capacidad de razonamiento científico. Esta hipótesis es la base de nuestro estudio actual. Si es cierto, presenta un impedimento pedagógico porque el desafío se convierte en algo más que enseñar a los estudiantes los hechos, sino enseñarles habilidades de razonamiento científico (una hazaña mucho más difícil, según la investigación).

Nuestro estudio

Para probar una relación entre la capacidad de razonamiento científico subyacente y la aceptación de la evolución, nos enfocamos específicamente en individuos religiosos basados ​​en el hecho de que la religión parece ser el impedimento subyacente para la aceptación de la evolución. Se pidió a los participantes que respondieran a una encuesta para calificar su religiosidad, completar una medida de su capacidad de razonamiento científico y responder con su grado de acuerdo con varias declaraciones creacionistas y evolutivas.

Producimos un modelo de las relaciones entre estos factores donde planteamos la hipótesis de que la capacidad de razonamiento científico predeciría tanto la religiosidad como el acuerdo o desacuerdo con las declaraciones evolutivas. Estábamos intrigados (aunque no sorprendidos) de que no parece haber relación entre la capacidad de razonamiento científico de las personas religiosas y su aceptación de la evolución. Tampoco hubo una relación entre la capacidad de razonamiento científico y la religiosidad entre nuestro grupo de estudio. No es sorprendente, sin embargo, que la religiosidad sea un predictor negativo de la aceptación de la evolución (un hallazgo que ha sido completamente verificado en la literatura).

¿Qué significan los datos?

No hay un déficit en la capacidad subyacente de razonar que haga que las personas religiosas rechacen la evolución. Nuestros datos muestran claramente que los individuos pueden ser muy hábiles en el razonamiento científico y aun así rechazar la evolución (probablemente por motivos religiosos). Nuestros datos también muestran que uno puede carecer gravemente de capacidad de razonamiento científico y aún aceptar la evolución. De este estudio se desprende que la cosmovisión (o religión), no la inteligencia, es el principal impulsor de esta decisión.

¿Qué significa esto para la educación?

Nuestros datos muestran claramente que los individuos pueden ser muy hábiles en el razonamiento científico y aun así rechazar la evolución (probablemente por motivos religiosos).

En un editorial reciente en Revista de ciencia, La Dra. Katherine Hayhoe analiza un dilema inquietantemente similar en el ámbito de la aceptación pública del Cambio Climático. Ella argumenta que la mayoría de los científicos asumen que proporcionar más datos a las personas cambiará de opinión, ¡pero las investigaciones demuestran que esto no funciona! ¿Por qué? Porque tiene “mucho más que ver con la identidad y la ideología que con los datos y los hechos”. Esto es paralelo a lo que estamos encontrando en la educación evolutiva. Los datos y los hechos no son suficientes. Es un problema de cosmovisión.

Una posible solución es ofrecer a los estudiantes vías que les permitan mantener su visión del mundo mientras aceptan los hechos científicos. En nuestra investigación actual, proponemos el uso de un "Enfoque de modelo reconciliador", en el que se anima a los estudiantes a encontrar un puente entre la ciencia y sus creencias religiosas. Y este enfoque, al menos de manera preliminar, parece estar funcionando.El objetivo es seguir cubriendo los hechos y fomentar un razonamiento científico sólido, pero abordarlo con un objetivo de reconciliación en lugar de asumir un modelo de déficit y sugerir que su falta de aceptación se debe a la ignorancia.

¿Por qué es importante?

Nuestro objetivo es mostrar que la capacidad de razonamiento científico no predice la aceptación de la evolución entre los individuos religiosos y que la ciencia y la religión no tienen por qué ser mutuamente excluyentes, como a menudo se las describe. Esperamos expandir nuestros esfuerzos para incluir una religión y otras denominaciones religiosas para continuar investigando las barreras para la aceptación de la evolución con el objetivo final de crear implementaciones pedagógicas que enseñen con éxito la evolución de manera que el público esté más educado y acepte la teoría fundamental de la biología, una teoría que tiene profundas implicaciones para la salud humana, la conservación y la preservación de nuestra biodiversidad.

¿Le gustó el blog? Ahora lea la investigación:

La capacidad de razonamiento científico no predice puntos de vista científicos sobre la evolución entre individuos religiosos.

Temas:

Compartir esta publicacion

& lt PUBLICACIÓN ANTERIOR

SIGUIENTE POST & gt

13 comentarios

& # 8220Pero ¿por qué, y qué podemos hacer para reconciliar estas dos visiones del mundo opuestas? & # 8221 Probablemente porque el pensamiento & # 8216religioso & # 8217 comienza con la idea de que & # 8216 nosotros & # 8217 hemos hecho en la & # 8216 imagen y semejanza & # 8217 de un Dios creador. Aunque I & ampL sigue siendo indefinible. Y a medida que los religiosos proyectan ideas de moralidad y espiritualidad sobre ese yo y ellos y, por lo tanto, sobre ellos mismos, no encaja con las suposiciones y observaciones de la naturaleza humana que vienen con la teoría evolutiva. Ser creado en la I & ampL de un Dios creador es un pensamiento reconfortante. Pero probablemente un autoengaño porque es más fácil aferrarse a esa idea que confrontar la verdad impía de la naturaleza humana misma.

Es bueno que hicieras el estudio para confirmarlo, pero esto no debería ser una sorpresa. Tu postulado implícito estaba equivocado. Los humanos no son animales racionales. Hay toneladas de investigación sobre esto. Véase Kahneman & amp Tversky, Leonard Mlodinow, Antonio Damasio, V.S. Ramachandran, Timothy Wilson @ UoVirginia, Dan Ariely para cuentas populares. Hay & # 8217s mucho más. No importa si los sujetos son liberales o conservadores, religiosos o no (como usted señala). La toma de decisiones y el pensamiento se derivan de sesgos cognitivos que, una vez establecidos, se mantienen tenazmente. La mayoría de las personas que aceptan la evolución no la entienden muy bien. Su adhesión a las ideas científicas no se basa generalmente en la comprensión empírica, sino que es más bien el afortunado sesgo hacia la ciencia (¡bueno para nosotros!). Bueno, tal vez solo un poco de racionalidad & # 8230

La evolución y la religión fundamentalista son incompatibles. La evolución dice que los humanos no son una creación especial de Dios, sino que evolucionaron a partir de formas de vida más simples y son solo parte del reino animal. Los creyentes fundamentalistas no pueden aceptar esto porque destruiría toda su visión del mundo. La vida no sería nada para ellos. La razón, la evidencia y la educación no tienen ningún efecto sobre ellos.

También sugiero que los 2 significados de & # 8220Theory & # 8221 causan confusión ya que la mayoría de las personas no comprenden el significado científico.

Buen artículo, pero, como profesor de escritura, habría fallado tu última frase. Es un desastre de frases preposicionales. Esto hace que sus conclusiones no sean claras. Si desea llegar a un público más amplio de manera eficaz, le sugiero que revise esta oración. Buena suerte Jane

La ciencia y la religión deben ser contradictorias en materia de evolución, es decir, a causa de un alma controvertida que no puede estar evolucionando. La teoría evolutiva prueba su inexistencia y, por lo tanto, rompe la fuente de sustento de las iglesias, y la posibilidad de su dominio sobre las doctrinas de la gente sobre la vida después de la muerte. Por cierto, Jesús no reconoció el concepto de Platón del alma inmaterial y solo proclamó la resurrección corporal.

Tiene absolutamente que ver con la identidad y la ideología. El establecimiento científico inicialmente se acercó a la evolución como una refutación de los puntos de vista religiosos y, por lo tanto, muchos lo consideraron que se basa menos en los hechos que en el antagonismo hacia la religión. Se han necesitado muchos años para reparar el daño para que la gente pueda ver más allá del hecho de que muchos científicos son hostiles hacia la religión y evaluar la evidencia por sí mismos. De la misma manera, el Cambio Climático se ha exhibido frente al público bajo la apariencia de cambios radicales en los impuestos y fuertes modificaciones de las opciones de estilo de vida sin una justificación sólida para su impacto positivo. . En cambio, el enfoque debería ser la mitigación de los riesgos asociados con el cambio climático, como desalentar los asentamientos en las áreas costeras y apuntalar las áreas amenazadas. El mantra de que existe un consenso de apoyo para este punto de vista de las mismas personas que probablemente se beneficiarán de cambios radicales hace que el argumento sea menos que persuasivo.

Seguramente, muchas personas son lo suficientemente INTELIGENTES como para, al aceptar la evolución y sus implicaciones sin sentido y no dirigidas (impías) y otras realizaciones dadas por la ciencia que alteran la visión del mundo (como nuestra posición insignificante en un espectro de polvo cósmico en una forma inimaginable) vasto universo) terminan en un término de no creencia o ateísmo. Sin embargo, me parece que, para dar el salto a ese término, la mayoría de la gente no es lo suficientemente VALIENTE.

& # 8220 A pesar de la abrumadora evidencia de la evolución & # 8221

Supongo que podemos jugar el deshonesto juego de semántica darwiniana & # 8230. Antes de continuar & # 8230 USTED necesita aclarar lo que quiere decir ESPECÍFICAMENTE cuando usa el término engañoso y deliberadamente vago & # 8220Evolución & # 8221 .. QUIERES DECIR ... Variación, Adaptación, Especiación o & # 8230.Desvolución. es decir, pinchazos, peces de las cavernas que se quedan ciegos, colores de polillas, bacterias débiles que carecen de enzimas a las que se dirigen los antibióticos, orejas de perro, moscas de la fruta mutadas con 2 alas adicionales SIN VALOR, abrigos de oso, orejas de perro y colas de ardilla. O ¿QUIERES DECIR Slow Microbe a Microbiólogo (UCA para toda la flora y fauna)? Se te pedirá que pongas tus cartas sobre la mesa aquí en este salón de clases.

USTED NO TIENE PRUEBAS ... SOLO TIENE UNA ESPECULACIÓN DESEADA, HIPÓTESIS NO VERIFICADA, CONJUNTAS ESPERANZAS Y TAN HISTORIAS & # 8230 SI USTED CREE QUE ESTOY EQUIVOCADO, INTENTE PUBLICAR ALGUNO DE ESTE LLAMADO & # 8220EVIDENCE & # 8221 Y FAUNA PARA TODAS LAS FLORA (TOE) Y VEA LO QUE LE SUCEDE & # 8230 ¿DE QUÉ TIENE QUE PREOCUPARSE? USTED NO DEBE TENER PROBLEMAS DE PROPORCIONAR EVIDENCIA CIENTÍFICA EMPÍRICA PARA APOYAR LA EVOLUCIÓN DE MICROBOS LENTOS PARA MICROBIÓLOGOS DURANTE & # 82203 MIL MILLONES DE AÑOS & # 8221 & # 8221

¿Cuál es la & # 8220 evidencia abrumadora & # 8221 de la evolución? Google: & # 8220 Una teoría científica es una explicación de un aspecto del mundo natural que puede ser probado y verificado repetidamente de acuerdo con el método científico, utilizando protocolos aceptados de observación, medición y evaluación de resultados. & # 8221 La evidencia es que hay variedades de vida hoy & # 8230 y luego están los fósiles. Dejando de lado el ADN por ahora, ya que la vida media estimada del ADN (que no es una constante) es de aproximadamente 521 años, por lo que es muy probable que no haya conexiones confiables de ADN que se puedan hacer a partir de fósiles (además, la similitud del ADN en las criaturas vivientes hoy en día no lo hace). equivale automáticamente a una relación evolutiva & # 8211 solo significa codificación similar para una función similar & # 8230 lo siento si su doctorado le enseñó lo contrario). Lo que queda es principalmente un estudio de la columna geológica y la morfología de los fósiles mismos. Los fósiles se forman por un entierro rápido y son, en el mejor de los casos, una aproximación de la ubicación de la planta / animal en el momento en que fue enterrada. Sin embargo, esto da poca seguridad en cuanto al momento de la muerte, y menos seguridad aún en cuanto al tiempo en que vivió la criatura (y otras criaturas como ella) y puede haber existido durante mucho tiempo hasta que más tarde uno fue enterrado rápidamente y fosilizado. La morfología es un juego de adivinanzas, ya que la mayoría de los fósiles están incompletos, y cuando se pueden juntar varios fósiles del mismo animal para obtener una estructura esquelética completa, eso es & # 8217 lo que tienes & # 8230 un esqueleto (ta-da). Esto dará una idea general del tamaño, la estructura y la masa de una criatura, pero nadie sabe cómo se veía, se comportaba realmente, etc. . Por su naturaleza, entonces, este proceso conducirá a suposiciones y a hacer conexiones entre las formas de vida vivas hoy y las que ahora están extintas, pero en realidad (volviendo a la teoría científica), ninguna conexión real mensurable, repetible y observable tiene realmente se ha hecho. Moviéndonos más allá de los fósiles, miremos el presente. Se puede decir que la evolución está ocurriendo aquí en el presente y vemos variabilidad en la vida de hoy (piense en todas las variaciones de los caninos, por ejemplo). Eso es cierto, observable, medible y repetible, ¿verdad? Sí, y esa es una buena ciencia (real). Desafortunadamente, todas las variedades de caninos siguen siendo caninos (nosotros, por ejemplo, no los vemos desarrollando plumas, aletas y aletas, nada significativo que conduzca a los tipos de cambios evolutivos importantes en los que se basa la evolución darwiniana). De hecho, cada experimento (piense en los pinzones de Darwin y # 8217 de las Galápagos, o el experimento a largo plazo de E. Coli) solo admite variaciones menores: los pinzones se adaptaron al medio ambiente con diferentes tamaños de pico y el E. Coli fue capaz de sobrevivir con citrato & # 8230 pero los pinzones siguen siendo pinzones y E. Coli sigue siendo E. Coli & # 8211 la selección natural y la mutación aleatoria sólo llevan organismos hasta ahora. Por lo que es observable, la realización de un estudio científico real aquí en el presente, es que no hay árbol de la vida, hay más como & # 8220 arbustos de la vida & # 8221. Remontándonos a los supuestos cientos de millones de años en el registro fósil, todavía vemos los mismos tipos básicos de criaturas que todavía están vivas en la actualidad. Donde el registro fósil no es amigo de la evolución darwiniana es que en lugar de un árbol de la vida ramificado, el árbol está al revés & # 8211 los fósiles muestran que alguna vez hubo una mayor variedad de vida, pero con el tiempo, esa variedad ha disminuido como criaturas. se han extinguido. Además, el registro fósil da la aparición repentina de vida (por ejemplo, la explosión cámbrica) que tampoco apoya la noción de un desarrollo progresivo desde una ameba unicelular hasta lo que finalmente se convirtió en un ser humano. Así que vuelvo a mi pregunta original, ¿cuál es la & # 8220 evidencia abrumadora & # 8221 de nuevo? La evolución ES una religión basada en la fe: la fe se define como la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Esto encaja muy bien para aquellos que insisten en que todos evolucionamos a partir de bacterias de hace miles de millones de años.

¿Cuál es la abrumadora evidencia de la evolución? Tengo entendido que la teoría neodarwiniana hace un muy buen trabajo al explicar los cambios sutiles / pequeños en los organismos vivos, pero carece del poder explicativo para respaldar la llegada repentina de nueva información novedosa en el ADN, nuevos sistemas biológicos y nuevos planes corporales. También tengo entendido que ningún experimento científico ha reproducido jamás el tipo de evolución que crea nueva información novedosa en el ADN, nuevos sistemas biológicos o nuevos planes corporales & # 8230, sino que solo a veces ha producido mutaciones (a veces hasta el punto de dañar irreparablemente el cuerpo). ADN), no ha producido un nuevo sistema biológico (como un sistema nervioso donde antes no existía uno), y no ha producido un nuevo plan corporal (solo modificado ligeramente en respuesta a las presiones ambientales & # 8230 ex. Darwin & # 8217s pinzones). Siendo que no podemos reproducirnos tomando una bacteria unicelular y mediante el proceso no guiado de mutaciones aleatorias sobre las que actúa la selección natural, y terminando con un organismo complejo multicelular que ya no funciona en el mismo orden que el original (ya sea en un solo salto o una sucesión de muchos pasos incrementales & # 8211 hace referencia al experimento de E. Coli & # 8211 después de más de 60.000 generaciones E. Coli sigue siendo simplemente E. Coli, simplemente adaptado para sobrevivir con citrato [que resultó de una pérdida de función que existía anteriormente]), estoy teniendo problemas para encontrar que esto encaja con lo que yo consideraría evidencia & # 8220 abrumadora & # 8221. Sólo por razones estrictamente científicas, no estoy convencido de que toda la vida tenga un ancestro común universal & # 8230 que el microbio que nos hizo a ti y a mí también hizo un roble.

La evolución y la religión difieren ampliamente en la cuestión de los orígenes, la evolución del universo se basa en evidencia empírica en el laboratorio, mientras que los creacionistas han asustado el libro sagrado, escribe donde el contenido se transmite a través de los defensores de un ser superior Dios.


Darwin y su teoría de la evolución

A primera vista, Charles Darwin parece un revolucionario poco probable. Al crecer como un miembro tímido y modesto de una familia británica adinerada, parecía, al menos a su padre, inactivo y sin rumbo. Pero incluso de niño, Darwin expresó interés por la naturaleza. Más tarde, mientras estudiaba botánica en la Universidad de Cambridge, se le ofreció la oportunidad de trabajar como naturalista no remunerado en el HMS Beagle, un buque de guerra que se embarca en un viaje de exploración alrededor del mundo. En el transcurso de casi cinco años en el mar & # 8211 durante los cuales el Beagle inspeccionó la costa de América del Sur y se detuvo en lugares como Australia y, el más famoso, las Islas Galápagos & # 8211 Darwin aprovechó innumerables oportunidades para observar la vida vegetal y animal y para recolectar especímenes vivos y fosilizados para su estudio posterior.

Después de la Beagle Cuando regresó a Inglaterra en octubre de 1836, Darwin comenzó a reflexionar sobre sus observaciones y experiencias, y durante los dos años siguientes desarrolló el esquema básico de su revolucionaria teoría de la evolución a través de la selección natural. Pero más allá de compartir sus ideas con un círculo cercano de amigos científicos, Darwin no le contó a nadie sus puntos de vista sobre el origen y desarrollo de la vida. De hecho, no publicó su ahora famoso volumen, Sobre el origen de las especies mediante la selección natural, hasta 1859, más de 20 años después de haber formulado por primera vez su teoría.

En el origen de las especies Puede que nunca se hubiera escrito, y mucho menos publicado, si no hubiera sido por Alfred Russel Wallace, otro naturalista británico que propuso de forma independiente una teoría sorprendentemente similar en 1858. El anuncio de Wallace llevó a Darwin a revelar públicamente que su propia investigación lo había llevado a la misma conclusión décadas antes. Siendo esta la época de los caballeros victorianos, se acordó que los dos científicos publicarían conjuntamente sus escritos sobre el tema. Su trabajo, que comprende una colección de notas anteriores de Darwin y un ensayo de Wallace, fue leído a la Linnean Society, una asociación de naturalistas, en Londres el 1 de julio de 1858. Al año siguiente, Darwin publicó En el origen de las especies, un tratamiento extenso y detallado de sus ideas sobre la teoría de la evolución. El libro fue un éxito de ventas inmediato y rápidamente desató una tormenta de controversia.

Darwin había esperado nada menos que & # 8211 el temor de una reacción violenta por parte del establecimiento religioso e incluso científico de Gran Bretaña había sido la razón principal por la que había retrasado la publicación de sus ideas. Sin embargo, el concepto de adaptación de especies no era tan radical en ese momento. Los científicos habían estado debatiendo si los animales evolucionaron décadas antes de que Darwin presentara su teoría. La idea de & # 8220transmutación de especies & # 8221 había sido rechazada por muchos naturalistas prominentes, entre ellos el científico francés Georges Cuvier, quien creía que las especies habían sido creadas tal como aparecían en su día. Pero la transmutación también tuvo campeones tempranos, incluido el abuelo de Darwin, el famoso médico de Birmingham Erasmus Darwin.

El logro más joven de Darwin fue ofrecer una explicación plausible y convincente de cómo evolucionan las especies y utilizar esta explicación para rastrear la historia de la vida y el desarrollo. Todas las criaturas existentes, argumentó, descendían de un pequeño número de especies originales o progenitoras. Darwin comparó la historia de la vida con un gran árbol, su tronco representaba a estos pocos ancestros comunes y un extenso sistema de ramas y ramitas simbolizaba la gran variedad de vida que ha evolucionado a partir de ellos.

Esta evolución, escribió Darwin, se debe a dos factores. El primer factor, argumentó Darwin, es que cada animal individual está marcado por sutiles diferencias que lo distinguen de sus padres. Darwin, quien llamó a estas diferencias & # 8220variaciones & # 8221, entendió su efecto pero no su causa, la idea de mutación genética, y de hecho el estudio científico de la genética, no surgiría por completo hasta principios del siglo XX. El segundo factor, argumentó Darwin, es que aunque las variaciones son aleatorias, algunas de ellas transmiten distintas ventajas & # 8211 camuflaje superior, una constitución más vigorosa o mayor velocidad, por ejemplo & # 8211 & # 8211 que equipan mejor a una criatura para sobrevivir en su entorno. Una mayor probabilidad de supervivencia permite una mayor oportunidad de reproducirse y transmitir rasgos ventajosos a un mayor número de descendientes. Con el tiempo, una ventaja se extiende a lo largo de una especie, a su vez, es más probable que la especie perdure y se reproduzca. Por lo tanto, a lo largo de muchas generaciones, se producen y acumulan cambios sutiles, que eventualmente se transforman en cambios más grandes y, posiblemente, incluso en una nueva especie.

Si bien las ideas de Darwin # 8217 inicialmente desafiaron los sistemas de creencias científicos y religiosos arraigados durante mucho tiempo, la oposición a gran parte del pensamiento de Darwin entre las comunidades científicas del mundo de habla inglesa se derrumbó en gran medida en las décadas posteriores a la publicación de En el origen de las especies. Sin embargo, las iglesias británicas y estadounidenses continuaron rechazando enérgicamente la evolución porque, según los líderes religiosos, la teoría contradecía directamente muchas de las enseñanzas fundamentales de la fe cristiana.

La noción de Darwin de que las especies existentes, incluido el hombre, se habían desarrollado con el tiempo debido a cambios constantes y aleatorios, parecía estar en clara oposición a la idea de que todas las criaturas habían sido creadas & # 8220 según su especie & # 8221 por Dios, como se describe en el primer capítulo del libro bíblico del Génesis. Antes de Darwin, la teoría científica predominante sobre los orígenes y el desarrollo de la vida sostenía que las especies eran fijas y que nunca cambiaban. Esta teoría, conocida como & # 8220creacionismo especial & # 8221, concuerda bien con el relato bíblico de que Dios creó los peces, las aves y los mamíferos sin mencionar la alteración posterior.

El pensamiento darwiniano también pareció contradecir la noción, fundamental para el cristianismo y muchas otras religiones, de que el hombre tenía un lugar especial, dado por Dios, en el orden natural. En cambio, los defensores de la evolución apuntaron a signos en la anatomía humana & # 8211 restos de un cóccix, por ejemplo & # 8211 que muestran un ancestro común con otros mamíferos.

Finalmente, la idea de un Dios benévolo que cuidó de su creación fue aparentemente desafiada por la descripción de Darwin del mundo natural como un lugar salvaje y cruel, rojo con dientes y garras, como contemporáneo de Darwin. , Alfred Lord Tennyson, escribió unos años antes En el origen de las especies fue publicado. La teoría de Darwin desafió la idea de que el mundo natural existía en una armonía benévola.

Darwin comprendió completamente, y en ocasiones sufrió por ello, la amenaza que su trabajo podría representar para las creencias religiosas tradicionales, explicando en una carta de 1860 al botánico estadounidense Asa Gray que él & # 8220 no tenía intención de escribir ateamente & # 8221. en, & # 8220 no puedo ver tan claramente como otros & # 8230 evidencia de diseño y beneficencia en todos los lados de nosotros. Parece que hay demasiada miseria en el mundo. & # 8221

Independientemente de sus intenciones, las ideas de Darwin provocaron una respuesta dura e inmediata de los líderes religiosos en Gran Bretaña. Por ejemplo, el funcionario católico de más alto rango de Inglaterra, Henry Cardinal Manning, denunció las opiniones de Darwin como & # 8220 una filosofía brutal & # 8211, es decir, no hay Dios, y el simio es nuestro Adán. & # 8221 Samuel Wilberforce , el arzobispo anglicano de Oxford y uno de los líderes religiosos más respetados en la Inglaterra del siglo XIX, también condenó la selección natural en un discurso ahora famoso sobre lo que consideró la teoría y las deficiencias científicas # 8217 en una reunión de 1860 de la Asociación Británica para el avance de la ciencia. En un momento durante la reunión, Wilberforce le preguntó al biólogo Thomas Henry Huxley si estaba relacionado con un simio por parte de su abuela o abuelo. Huxley, cuya vigorosa defensa de la teoría de la evolución le valió el apodo de & # 8220 Darwin & # 8217s bulldog & # 8221, supuestamente respondió que preferiría ser el antepasado de un mono que un ser humano avanzado e inteligente que empleó su conocimiento y elocuencia. en tergiversar a aquellos que están gastando sus vidas en la búsqueda de la verdad. & # 8221

Algunos estudiosos sostienen ahora que la reprimenda de Huxley a Wilberforce nunca ocurrió. Independientemente, fue en esta época cuando el establecimiento científico británico ganó la delantera en el debate sobre la evolución. Y aunque el desacuerdo público entre las autoridades eclesiásticas y científicas no terminó en la década de 1860, los pensadores religiosos se volvieron más cautelosos a la hora de desafiar directamente la evolución por motivos científicos. En cambio, a finales del siglo XIX y principios del XX, las iglesias concentraron gran parte de su energía en resistir la idea de que el hombre había evolucionado a partir de órdenes animales inferiores y, por lo tanto, no tenía un lugar especial en la creación o, para el caso, en un alma. De hecho, aunque algunas iglesias, incluida la Iglesia Católica, finalmente aceptaron la evolución como un mecanismo de desarrollo biológico dirigido por Dios, ninguna cuestionó el papel de Dios como único creador del hombre.

En el momento de su muerte, en 1882, Darwin era considerado el científico más grande de su época. Además, la misma iglesia que su teoría había desafiado le concedió un funeral de estado completo y un entierro en la Abadía de Westminster, cerca de la tumba de Sir Isaac Newton. La idea de Darwin todavía era provocativa, pero en el momento de su muerte había ganado aceptación general en Gran Bretaña, incluso entre muchos miembros del clero anglicano. De hecho, algunos contemporáneos vieron su entierro en la abadía como un símbolo de una tregua incómoda entre la ciencia y la religión en Gran Bretaña.

Este informe fue escrito por David Masci, investigador principal del Proyecto Religión y Vida Pública del Pew Research Center.


12 teorías sobre cómo nos volvimos humanos y por qué están todas equivocadas

Asesinos? Hippies? Fabricantes de herramientas? Cocineros? Los científicos tienen problemas para ponerse de acuerdo sobre la esencia de la humanidad y cuándo y cómo la adquirimos.

Descubierto nuevo antepasado humano: Homo naledi (VIDEO EXCLUSIVO)

¡Qué trabajo es el hombre! Todo el mundo está de acuerdo en eso. Pero de que se trata exactamente Homo sapiens eso nos hace únicos entre los animales, y mucho menos entre los simios, y ¿cuándo y cómo adquirieron nuestros antepasados ​​ese algo? El siglo pasado ha sido testigo de una profusión de teorías. Algunos revelan tanto sobre la época en que vivieron sus proponentes como sobre la evolución humana.

1. Hacemos herramientas: "Está dentro haciendo herramientas que el hombre es único ”, escribió el antropólogo Kenneth Oakley en un artículo de 1944. Simios usar encontró objetos como herramientas, explicó, "pero la formación de palos y piedras para usos particulares fue la primera actividad humana reconocible". A principios de la década de 1960, Louis Leakey atribuyó el comienzo de la fabricación de herramientas, y por lo tanto de la humanidad, a una especie llamada Homo habilis ("Handy Man"), que vivió en el este de África hace unos 2,8 millones de años. Pero como han demostrado Jane Goodall y otros investigadores desde entonces, chimpancés también dan forma a palos para usos particulares, despojándolos de sus hojas, por ejemplo, para “pescar” insectos subterráneos. Incluso los cuervos, que carecen de manos, son bastante hábiles.

2. Somos asesinos: Según el antropólogo Raymond Dart, nuestros predecesores se diferenciaban de los simios vivos en ser asesinos confirmados: criaturas carnívoras que "se apoderaron de las canteras vivas con violencia, las golpearon hasta la muerte, destrozaron sus cuerpos rotos, los desmembraron miembro por miembro, saciando su sed voraz con la sangre caliente de las víctimas y la carne lívida que se retuerce devorando con avidez ”. Puede que ahora parezca ficción pulp, pero después de la horrible carnicería de la Segunda Guerra Mundial, el artículo de 1953 de Dart que describe su teoría del "simio asesino" tocó la fibra sensible.

3. Compartimos comida: En la década de 1960, el simio asesino dio paso al simio hippie. El antropólogo Glynn Isaac desenterró evidencia de cadáveres de animales que habían sido trasladados a propósito de los lugares de sus muertes a lugares donde, presumiblemente, la carne podría compartirse con toda la comuna. Según lo vio Isaac, compartir alimentos llevó a la necesidad de compartir información sobre dónde se podían encontrar los alimentos y, por lo tanto, al desarrollo del lenguaje y otros comportamientos sociales distintivamente humanos.

4. Nadamos desnudos: Un poco más tarde, en la era de Acuario, Elaine Morgan, una escritora de documentales de televisión, afirmó que los humanos son muy diferentes de otros primates porque nuestros antepasados ​​evolucionaron en un entorno diferente, cerca y en el agua. La caída del vello corporal los convirtió en nadadores más rápidos, mientras que estar de pie les permitió vadear. La hipótesis del "simio acuático" es ampliamente rechazada por la comunidad científica. Pero, en 2013, David Attenborough lo respaldó.

5. Tiramos cosas: El arqueólogo Reid Ferring cree que nuestros antepasados ​​comenzaron a crecer cuando desarrollaron la capacidad de lanzar piedras a altas velocidades. En Dmanisi, un sitio de homínidos de 1.8 millones de años en la ex república soviética de Georgia, Ferring encontró evidencia de que Homo erectus inventó las lapidaciones públicas para alejar a los depredadores de sus presas. “La gente de Dmanisi era pequeña”, dice Ferring. “Este lugar estaba lleno de grandes felinos. Entonces, ¿cómo sobrevivieron los homínidos? ¿Cómo llegaron desde África? Lanzar piedras ofrece parte de la respuesta ". Apedrear animales también nos socializó, argumenta, porque requería un esfuerzo grupal para tener éxito.

6. CazamosLa caza hizo mucho más que inspirar cooperación, los antropólogos Sherwood Washburn y CS Lancaster argumentaron en un artículo de 1968: “En un sentido muy real, nuestro intelecto, intereses, emociones y vida social básica, todos son productos evolutivos del éxito de la adaptación a la caza. " Nuestros cerebros más grandes, por ejemplo, se desarrollaron a partir de la necesidad de almacenar más información sobre dónde y cuándo encontrar juegos. La caza también supuestamente condujo a una división del trabajo entre los sexos, y las mujeres se encargaron de buscar comida. Lo que plantea la pregunta: ¿Por qué las mujeres también tienen cerebros grandes?

7. Cambiamos comida por sexo: Más específicamente, sexo monógamo. El punto de inflexión crucial en la evolución humana, según una teoría publicada en 1981 por C. Owen Lovejoy, fue el surgimiento de la monogamia hace seis millones de años. Hasta entonces, los brutales machos alfa que ahuyentaban a los pretendientes rivales eran los que tenían más sexo. Las hembras monógamas, sin embargo, favorecían a los machos que eran más expertos en proporcionar comida y quedarse para ayudar a criar a los jóvenes. Nuestros antepasados ​​comenzaron a caminar erguidos, según Lovejoy, porque les liberó las manos y les permitió llevar a casa más comestibles.

8. Comemos carne (cocida): Los cerebros grandes tienen hambre: la materia gris requiere 20 veces más energía que los músculos. Algunos investigadores afirman que nunca podrían haber evolucionado con una dieta vegetariana, nuestros cerebros crecieron solo una vez que comenzamos a comer carne, una fuente de alimento rica en proteínas y grasas, hace unos dos o tres millones de años. Y según el antropólogo Richard Wrangham, una vez que nuestros antepasados ​​inventaron la cocina, un comportamiento exclusivamente humano que hace que la comida sea más fácil de digerir, desperdiciaron menos energía masticando o machacando carne y, por lo tanto, tenían aún más energía disponible para sus cerebros. Con el tiempo, esos cerebros crecieron lo suficiente como para tomar la decisión consciente de volverse vegano.

9. Comemos carbohidratos (cocidos)O tal vez nuestros cerebros más grandes fueron posibles gracias a la carga de carbohidratos, según un artículo reciente. Una vez que nuestros antepasados ​​inventaron la cocina, los tubérculos y otras plantas con almidón se convirtieron en una excelente fuente de alimento para el cerebro, más fácilmente disponible que la carne. Una enzima en nuestra saliva llamada amilasa ayuda a descomponer los carbohidratos en la glucosa que el cerebro necesita. El genetista evolutivo Mark G. Thomas, del University College de Londres, señala que nuestro ADN contiene múltiples copias del gen de la amilasa, lo que sugiere que éste, y los tubérculos, ayudaron a impulsar el crecimiento explosivo del cerebro humano.

10. Caminamos sobre dos pies: ¿Ocurrió el punto de inflexión crucial en la evolución humana cuando nuestros antepasados ​​descendieron de los árboles y comenzaron a caminar erguidos? Los defensores de la "hipótesis de la sabana" dicen que el cambio climático impulsó esa adaptación. A medida que África se volvió más seca hace unos tres millones de años, los bosques se redujeron y las sabanas llegaron a dominar el paisaje. Eso favoreció a los primates que podían pararse y ver por encima de los pastos altos para vigilar a los depredadores, y que podían viajar de manera más eficiente a través del paisaje abierto, donde las fuentes de alimento y agua estaban muy separadas. Un problema para esta hipótesis es el descubrimiento de 2009 de Ardipithecus ramidus, un homínido que vivió hace 4,4 millones de años en lo que hoy es Etiopía. Esa región estaba húmeda y boscosa entonces, pero "Ardi" podía caminar sobre dos piernas.


Ver el vídeo: Sorprendente Evidencia de Dios - Evidencia Científica de Dios (Agosto 2022).