Información

Serpiente con cabeza extraña

Serpiente con cabeza extraña


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Esta serpiente fue asesinada en el cementerio de Peshawar (Pakistán). Me pregunto ¿qué es esto? ¿Es una serpiente? Según los informes, se escucharon sonidos de llanto de bebé desde un cementerio en Peshawar después de meses de búsqueda, se identificaron los sonidos de llanto de bebé y esta serpiente fue asesinada. Tengo un video Solo quiero saber que es esto.


La imagen parece pertenecer al género Cerastes. Se parece a una foto en la cabeza de Cerastes Cerastes (Víbora cornuda sahariana) que se muestra en Wikipedia:

De hecho, el incidente que describe también se informa en Wikipedia Cerastes Cerastes artículo ya que podría ser el primer avistamiento en Pakistán. Sin embargo, sinceramente (y respetuosamente) dudo que esta serpiente estuviera produciendo los "sonidos de llanto de bebé". Según Wikipedia, producen un "sonido áspero" cuando se ven amenazados.

No estoy seguro de que el espécimen de tu fotografía sea realmente Cerastes Cerastes pero el género debería ser correcto.


Hay algunos mitos sobre las serpientes cabeza de cobre. Una es que las serpientes negras pueden cruzarse con cabezas de cobre para formar una serpiente negra venenosa; la serpiente negra es probablemente una serpiente rata.
Otra es que huele a pepino, lo que generalmente no es cierto, ya que solo secretan un olor parecido al de pepino cuando se sienten amenazados, como cuando pasan intrusos.
El mito más divertido sobre la serpiente cabeza de cobre es que las serpientes cabeza de cobre juveniles son más venenosas que los adultos. Además, las serpientes cabeza de cobre no cazan en parejas como a veces se dice.

Tanto las cabezas de cobre juveniles como las adultas se alimentan de una dieta de roedores, otros reptiles y anfibios. Durante sus primeros años, los invertebrados se comen como un suplemento rico en proteínas para los animales más grandes que pueden ser difíciles de atrapar para las serpientes jóvenes. A medida que envejecen, una proporción cada vez mayor de su dieta son roedores.


Datos curiosos sobre Black Racer Snake!

Sin embargo, como regla general, los corredores negros son más delgados y uniformemente negros que otras serpientes negras que se encuentran en las mismas regiones. Si está lo suficientemente cerca, también puede notar que carece de la nariz hacia arriba de una serpiente nariz de cerdo o las escamas & # 8216keeled & # 8217 de serpientes nariz de cerdo y rata. Si observa a la serpiente mientras se acerca desde la distancia, su comportamiento es otra forma de distinguir entre serpientes negras. Mientras que las serpientes rey, rata y nariz de cerdo generalmente se congelan cuando se acercan, los corredores a menudo intentarán huir rápidamente. En ocasiones, también se mantendrán firmes y se prepararán para atacar, especialmente si no tienen una ruta de escape.

No es un constrictor

A pesar de su nombre científico, Coluber constrictor, las serpientes corredoras negras no son una especie restrictiva como las boas constrictoras. Aunque tienen muchas características físicas en común, no someten a sus presas enroscándose alrededor de ellas para asfixiarlas. En cambio, normalmente los muerden y luego aplastan y sofocan a sus presas contra el suelo antes de consumirlas, a veces viven. A menudo atacarán cerca del agua, usándola a su favor para someter a su presa ahogándola también.

Mantente alejado

Como una serpiente de cascabel, la serpiente corredora negra agitará su cola en la hierba cuando sea amenazada, como para advertir de la amenaza potencial que se mantenga alejada. Además, a menudo muerden si se les acorrala. Sin embargo, a diferencia de las serpientes de cascabel, no son venenosas y es probable que huyan en lugar de atacar si se les acerca un animal grande. A menudo adoptan una posición extraña & # 8216 torcida & # 8217 cuando descansan, aparentemente como una forma de camuflaje. Mientras está en esta posición, la serpiente corredora negra tiende a parecer más una rama o un palo de un vistazo que una serpiente en reposo.

Excursionista

Los corredores negros están activos durante el día. Muchas serpientes se esconden debajo de las rocas o se excavan durante el día para evitar el calor extremo y los depredadores. Para compensar este comportamiento de riesgo, los corredores negros son muy rápidos, de ahí su nombre & # 8216racer & # 8217. Esta velocidad les permite una mejor oportunidad de escapar de los depredadores que puedan detectarlos durante el día. Por la noche y durante el clima fresco buscarán sombra y permanecerán inactivos.


Serpiente arcoiris (Farancia erytrogramma)

Descripción: La serpiente arcoíris es una serpiente grande (hasta 66 pulgadas 168 cm), no venenosa y altamente acuática que rara vez se ve debido a sus hábitos secretos. Las serpientes arcoiris se encuentran entre las serpientes más hermosas de los Estados Unidos. Los adultos tienen tres franjas rojas que recorren un lomo negro brillante. El vientre es rojo o rosado con dos o tres filas de manchas negras. La coloración amarillenta suele estar presente en la cabeza y los costados. Tienen pequeños ojos oscuros, escamas suaves y brillantes y una cola puntiaguda. Las serpientes arcoíris machos son más pequeñas que las hembras, pero tienen colas relativamente más largas y gruesas. Las serpientes arcoíris jóvenes se parecen a los adultos, pero generalmente carecen de coloración amarilla.

Distribución y hábitat: Las serpientes arco iris se encuentran en la llanura costera del sur de los Estados Unidos desde el sur de Virginia hasta el este de Louisiana y están ausentes en el Piamonte y las montañas. Una pequeña población de serpientes arco iris habitó una vez las cercanías del lago Okeechobee en el sur de Florida. Sin embargo, no se han encontrado serpientes allí durante varias décadas, y actualmente se presume que las serpientes arco iris están ausentes en la mitad sur de la península de Florida.

Las serpientes arco iris se encuentran en una variedad de hábitats acuáticos, pero son más comunes en los pantanos de cipreses y en hábitats de agua corriente, como arroyos, arroyos y ríos de aguas negras. En las zonas costeras, las serpientes arco iris se pueden encontrar en las mareas o incluso en aguas salobres. En Carolina del Sur, las serpientes arco iris jóvenes a veces habitan en humedales estacionales con mucha vegetación y se trasladan a cuerpos de agua más permanentes cuando son adultos. Aunque son muy acuáticas, las serpientes arco iris ocasionalmente se mueven por tierra y, a veces, se encuentran lejos del agua.

Hábitos: Las serpientes arco iris son muy acuáticas y pasan la mayor parte de su vida escondidas entre la vegetación acuática y los escombros. A diferencia de muchas de las serpientes de agua en nuestra región, las serpientes arco iris rara vez toman el sol fuera del agua y, por lo tanto, rara vez son vistas, incluso por naturalistas y herpetólogos dedicados. Las serpientes arco iris se encuentran quizás con más frecuencia cruzando carreteras adyacentes a hábitats acuáticos, particularmente en las noches lluviosas de verano. Cuando se capturan, las serpientes arcoíris no muerden.

Aunque las hembras grandes pueden poner más de 50 huevos, el tamaño promedio de la puesta es probablemente más cercano a 20. Las crías eclosionan a fines del verano, pero pueden pasar el invierno en el nido antes de emerger. Debido a sus hábitos secretos, se sabe relativamente poco sobre la ecología de las serpientes arco iris. Gran parte de lo que sabemos sobre esta especie inusual proviene de una investigación realizada en el Laboratorio de Ecología del Río Savannah, donde se han capturado grandes cantidades de serpientes arco iris en comparación con otras regiones.

Datos interesantes: Las serpientes arco iris a veces se conocen como `` mocasines de anguila '' debido a su tendencia a comer anguilas.

Estado de conservación: Aunque rara vez se ven, las serpientes arco iris son bastante comunes en nuestra región y no están protegidas en la mayor parte de ella. Esta especie está protegida en todo el estado de Georgia. Las serpientes arco iris dependen de los hábitats acuáticos y de las anguilas como presa, lo que puede ponerlas en riesgo si los humedales son destruidos o degradados, o si la represa de los ríos provoca la disminución de la anguila.

Willson, J. D., C. T. Winne, M. E. Dorcas y J. W. Gibbons. 2006. Respuestas posteriores a la sequía de serpientes semiacuáticas que habitan en un humedal aislado: conocimientos sobre diferentes estrategias para la persistencia en un hábitat dinámico. Humedales 26: 1071-1078.

Seigel, R. A., J. W. Gibbons, T. K. Lynch. 1995. Cambios temporales en las poblaciones de reptiles: efectos de una sequía severa en serpientes acuáticas. Herpetologica, 51: 424-434.

Willson, J. D., C. T. Winne y L. A. Fedewa. 2005. Revelando las tasas de escape y captura de serpientes acuáticas y salamandras (Sirena spp. y Amphiuma significa) en trampas de embudo comerciales. Revista de ecología de agua dulce 20: 397-403.

Gibbons, J. W., J. W. Coker y T. M. Murphy. 1977. Aspectos seleccionados de la historia de vida de la serpiente arcoíris (Farancia erytrogramma). Herpetologica 33: 276-281.


Serpientes stiletto que apuñalan a los lados

No hace falta decir que la mayoría de los animales depredadores necesitan abrir la boca cuando quieren apuñalar o morder presas potenciales. Pero, escucha esto, hay un grupo de serpientes que pueden levantar los dientes y apuñalar a sus presas con un boca cerrada. Y eso no es todo lo interesante de estas serpientes. Sí, es hora de más serpientes extrañas. Hay montones y montones de serpientes extrañas, y uno de mis grupos favoritos de serpientes extrañas son los atractaspidids (o atractaspids), y en particular el género atractaspidid. Atractaspis. Si no ha oído hablar de estas serpientes antes, podría darle una idea de cómo son saber que se las ha denominado víboras topo, áspides excavadoras, víboras excavadoras, serpientes de aguja o serpientes que apuñalan a los lados. Me referiré a ellos como áspides excavadores: prepárate para sorprenderte.

Al igual que los escobolófidios que vimos recientemente, los áspides excavadores están especializados para la fossorialidad (excavación), con cuerpos cilíndricos de escamas brillantes, cabezas pequeñas, mandíbula inferior avellanada, cuello indistinto, cola corta y ojos pequeños. Si bien los escobolófidos son definitivamente serpientes basales, justo en la base del clado de serpientes del grupo de la corona, los áspides excavadores no lo son: sus colmillos especializados, aparatos de veneno y otros personajes muestran que son parte de Colubroidea, el clado de serpientes avanzado que incluye el viperidos, elápidos y los 'colúbridos' *, en su mayoría no venenosos.

* Puse colúbridos entre comillas porque hay sospechas generalizadas de que este inmenso grupo (más de 1500 especies, más de 300 géneros, hasta 28 'subfamilias') no es monofilético (por ejemplo, Jackson 2003, Fry & amp Wüster 2004).

El aparato de veneno de los áspides excavadores es formidable. Sus glándulas venenosas son enormes, se extienden hacia la región del cuello y en una longitud aproximada del 20% de la longitud total del cuerpo en algunas especies (Underwood & amp Kochva 1993, Wollberg et al. 1998). Ocurriendo en gran parte de África (con la excepción del norte y suroeste), así como en las penínsulas del Sinaí y Arabia (tan al norte como Israel), hay alrededor de 12 especies de áspides excavadores, pero su taxonomía no está resuelta y requiere una clasificación. . Miden entre 30 y 50 cm de largo. Ah, y tienen un olor aromático distintivo (Branch 1988). Nadie sabe por qué.

Cómo ser un 'apuñalador de colmillos'

Los áspides excavadores tienen una dentición muy reducida, con solo dos colmillos maxilares particularmente alargados (hasta un tercio de la longitud total del cráneo), dos dientes dentarios cortos y suavemente curvados y un par de dientes palatinos muy pequeños [imagen de arriba, de Deufel & amp Cundall 2006, muestra un cráneo de víbora (arriba) comparado con un extraño cráneo de áspid excavador]. Los colmillos maxilares (hay dos en cada maxilar, uno de los cuales es un diente de reemplazo que se mantiene en reserva) son enormes en comparación con el maxilar corto en forma de bloque: de hecho, prácticamente toda su longitud está ocupada por las cuencas de los colmillos dispuestas transversalmente. El maxilar se articula con el prefrontal relativamente inmóvil por medio de una articulación en forma de silla de montar (esto contrasta con la condición en los viperidos, donde las superficies articulatorias entre el maxilar y el prefrontal son planas), lo que permite que el maxilar gire fácilmente posterodorsalmente y anteroventralmente.

Debido a que tanto los maxilares como los colmillos se dirigen hacia atrás cuando están en reposo, y debido a que el prefrontal no se mueve mucho en relación con la carcasa del cerebro, la unidad maxilar-prefrontal no se puede lanzar hacia adelante para proyectar los colmillos anteroventralmente (como sucede en las víboras y las vísceras). elapids), pero esto no importa mucho, como veremos. La rotación del maxilar es asistida por la musculatura unida a la esbelta unidad pterigoidea-ectopterigoidea en forma de varilla: el pterigoideo generalmente está unido al palatino en las serpientes, pero en los áspides excavadores los dos están ampliamente separados con solo una conexión ligamentosa (Underwood & amp Kochva 1993, Deufel & amp Cundall 2003a, b). Esto permite que la unidad pterigoidea-ectopterigoidea oscile anteroposteriormente sin interferencia del paladar. Esto tiene algunas implicaciones, como veremos en breve [la imagen de abajo, de Deufel & amp Cundall (2006), muestra (A) viperid, (B) áspid excavador y (C) huesos palatinos elápidos. Nótese el pterigoideo delgado y desdentado, y la falta de conexión ósea entre el pterigoideo y el palatino, en el áspid excavador. Ver Deufel & amp Cundall (2006) para una explicación completa].

A medida que el maxilar gira anteroventralmente, abre una hendidura a lo largo de la línea de la boca, lo que proporciona suficiente espacio para que el colmillo sobresalga por la boca. Luego, el diente saliente se clava en la presa con un rápido movimiento posteroventral (hacia abajo y hacia atrás) de la cabeza. La serpiente puede erigir el colmillo del lado izquierdo o el del lado derecho: no parecen desplegar colmillos de ambos lados al mismo tiempo (aunque probablemente podrían hacerlo). Cuando se sujeta por detrás de la cabeza en lo que normalmente se consideraría una postura de manipulación segura, un áspid excavador puede, sin abrir la boca, erigir uno de sus colmillos superlargos y apuñalar la mano de la persona que lo sostiene. Kurnik et al. (1998) informaron de un caso en el que un herpetólogo, específicamente uno de los autores del artículo, fue mordido en el dedo por un áspid excavador de Ein-Geddi. A. engaddensis. Los efectos locales, edema, eritema y entumecimiento aparecieron en cuestión de minutos, seguidos de efectos sistémicos, que incluyen debilidad general, sudoración, palidez, fluctuaciones en el nivel de conciencia, vómitos y diarrea acuosa no sanguinolenta. Se desarrolló un edema macroscópico de la mano que se extendió hasta el antebrazo '(Kurnik et al. 1998, pág. 223). Si bien los efectos locales se curaron en unas pocas semanas, `` permaneció algo de decoloración y sensibilidad incluso 10 meses después ''. ¡Ay! Que no te muerda un áspid excavador, ese es mi consejo.

Y los colmillos de áspid de madriguera no son solo conos huecos, sino (en todas menos dos especies) ambos canaliculados (que albergan un canal tubular) y quillados a lo largo de los bordes posteriores de sus puntas. Esta quilla corta el tejido cuando la serpiente apuñala, presumiblemente aumentando el tamaño de la herida y, por lo tanto, ayudando a la absorción del veneno (Golani & amp Kochva 1988). Sin embargo, también se ha sugerido que la quilla ayuda a la serpiente a arrancar los colmillos de su presa: mientras que la mayoría de las serpientes de colmillos largos atacan a la presa desde la distancia y solo atacan brevemente a la presa, los áspides excavadores se acercan a la presa antes. apuñalar (a veces apuñalar varias veces). Por esta razón, Deufel & amp Cundall (2003b) recomendaron que un ataque de áspid excavador no debería ser referido como un "golpe", sino como una "puñalada de colmillo". Cuando se enfrentan a varias presas (un nido lleno de roedores bebés, por ejemplo), se ha informado que los áspides excavadores apuñalan y envenenan a varios animales de presa antes de comenzar a alimentarse.

Especializado, ¿pero especializado para qué?

Dado que los áspides excavadores apuñalan los colmillos en madrigueras y otros espacios confinados, se podría adivinar que todas estas especializaciones morfológicas y de comportamiento han evolucionado para permitir ataques donde es posible un margen de maniobra relativamente pequeño. ¿Quién o qué está siendo apuñalado? Atractaspis especies se alimentan de mamíferos que anidan (en su mayoría muridos y musarañas), y Deufel & amp Cundall (2003b) propusieron que la dependencia de tales presas moldeó su evolución, sugiriendo que 'el éxito de [Atractaspis y parientes] es en parte atribuible al uso del aparato de envenenamiento en mamíferos '(p. 58) [la imagen adyacente muestra Black o Ein-Geddi madriguera áspid A. engaddensis].

Sin embargo, Shine et al. (2006) argumentó que los mamíferos constituyen menos del 25% de la dieta de Atractaspis y llamó la atención sobre los datos que muestran que los escamatos fosoriales alargados eran las presas más importantes en la dieta de estas serpientes. Atacar a los eslizones excavadores y anfisbianos dentro de sus madrigueras plantea un problema, ya que las colas de estos animales son similares en diámetro a sus cuerpos, lo que dificulta que la serpiente atacante se mueva más allá de la cola y agarre el cuerpo (usted no quiere agarrar la cola ya que tanto los eslizones como los anfisbianos son capaces de autotomía). Por lo tanto, las extrañas especializaciones de los áspides excavadores podrían haber evolucionado para permitir que estas serpientes pasen por la cola y envenenen o agarren el cuerpo de la presa. Por cierto, como un pequeño detalle, Shine et al. (2006) señalaron que la capacidad de autotomizar la cola entre los escamatos fosoriales podría ser una importante adaptación anti-atractaspídica, ya que una cola mudada podría bloquear la madriguera a un áspid cazador que la persigue, y evitar que el veneno inyectado en la cola llegue al cuerpo. Se necesitan más estudios para probar esta intrigante idea.

Ser un buen excavador convierte a una serpiente en un mal tragador

La reducción de la dentición palatina y el vínculo ligamentoso entre el pterigoideo y el palatino en los áspides excavadores plantea la cuestión de cómo estas serpientes transportan presas dentro de la boca: como vimos en el artículo de scolecophidian, la mayoría de las serpientes emplean 'caminar pterigoideo', involucrando el maxilar y el pterigoideo. dientes del lado izquierdo con la presa y arrastrándola hacia la garganta, desenganchándola, y luego haciendo lo mismo con los dientes maxilares y pterigoideos del derecho, y así sucesivamente. Los áspides excavadores no pueden hacer esto: sacrificaron la capacidad de emplear la marcha pterigoidea cuando desacoplaron el palatino del pterigoideo y desarrollaron un pterigoideo sin dientes especializado cuya única función real es ayudar a la erección del maxilar giratorio y su colmillo. Entonces, ¿qué puede hacer un áspid excavador? [imagen adyacente del áspid excavador de Bibron A. bibronii de la base de datos de reptiles TIGR].

Deufel & amp Cundall (2003b) analizaron específicamente esta cuestión. En primer lugar, los áspides excavadores a veces usaban sus colmillos súper largos como garfios para manipular a la presa en posición para tragar. Los movimientos del maxilar y / o pterigoideo no se utilizan en el transporte de presas, pero al mover la mandíbula inferior posteroventralmente, doblar la región anterior del tronco de lado a lado y comprimir y extender el cuello, estas serpientes pueden mover la boca sobre la presa. Sin embargo, no son muy buenos en eso, y toman mucho tiempo para ingerir presas exitosas (la cuenta aquí está muy simplificada: para la historia completa, vea Deufel & amp Cundall 2003b y Cundall & amp Deufel 2006).

La cuestión de cómo los áspides excavadores transportan presas dentro de la boca ilustra el punto de que estas serpientes han tenido que hacer concesiones cuando se enfrentan a diferentes presiones evolutivas. Para ser un buen excavador y funcionar correctamente como el apuñalador de colmillos especializado en el que se ha convertido, Atractaspis ha perdido o modificado algunas de las zonas cinéticas presentes en los cráneos de otros colubroides (el hocico del áspid excavador es relativamente inmóvil en relación con la caja del cerebro, por ejemplo, y el palatino no se mueve con la unidad pterigoidea-ectopterigoidea, como hemos visto ). Pero estas modificaciones significan que los áspides excavadores han tenido que encontrar otras soluciones a los problemas que plantea la alimentación y, de hecho, su solución es convergentemente similar a la desarrollada por algunas otras serpientes fosoriales (las serpientes pipa, Cylindrophis).

Una radiación controvertida

Finalmente, ¿qué son exactamente los áspides excavadores? Para empezar, sus grandes glándulas venenosas, cuadrados largos inclinados hacia atrás, pulmón izquierdo vestigial o ausente, pelvis ausente y muchos otros detalles muestran que son parte de la radiación colubroide (McDowell 1987, Lee & amp Scanlon 2002). Dentro de este grupo, durante mucho tiempo se los consideró vípéridos. Sin embargo, Bourgeois (1961) propuso que los áspides excavadores podrían estar particularmente relacionados con otro grupo poco conocido de colubroides, las aparallactinas. Aunque el contenido exacto de este grupo sigue siendo controvertido, generalmente se dice que incluye 11 géneros y alrededor de 50 especies: todos son colubroides fosoriales africanos de cabeza pequeña, a menudo con colmillos traseros y cabezas romas o de hocico afilado. Incluyen a los comedores de ciempiés Aparallactus, serpientes de hocico de pluma Xenocalamus, serpientes arlequines Homoroselaps y serpientes de brillo púrpura Amblyodipsas [imagen adyacente, de wikipedia, muestra una serpiente opaca con brillo púrpura Amblyodipsas unicolor].

En un importante estudio genético de diversos colubroides, Kraus y amp Brown (1998) encontraron una Atractaspis + clado aparallactina (que podríamos llamar Atractaspididae) para agruparse junto con los boodontines, un grupo afro-malgache (aunque, históricamente, este grupo ha incluido, probablemente erróneamente, también serpientes asiáticas). Ambos clados se recuperaron a su vez como el taxón hermano de Elapidae (el grupo colubroide que incluye mambas, cobras y serpientes marinas). Si bien tanto los elápidos como los áspides excavadores comparten colmillos tubulares y glándulas venenosas grandes y complejas, el hecho de que estos caracteres no estén presentes en los boodontinos sugiere que evolucionaron de manera convergente. Por otro lado, los colmillos estriados y al menos algún tipo de sistema de liberación de veneno eran casi con certeza primitivos para los colubroides (Jackson 2003). Este artículo es ahora demasiado largo y necesito hacer otras cosas, pero este es un tema al que volveremos en el futuro. Dado que las serpientes constan de más de 2700 especies vivas, el zoológico de Tet todavía solo ha arañado la punta del iceberg, y hay mucho más sobre lo que escribir.

A continuación: ¡cómo un artículo de Tet Zoo se convirtió en una publicación técnica revisada por pares!

PD: las publicaciones de Alexandra Deufel, algunas de las cuales se citaron en este artículo, se pueden descargar gratis aquí. Los artículos de Richard Shine están disponibles de forma gratuita aquí.

Bourgeois, M. 1961. Atractaspis - ¿Un inadaptado entre los Viperidae? Boletín de noticias de la Sociedad Zoológica de Sudáfrica 3, 29.

Rama, B. 1988. Guía de campo para las serpientes y otros reptiles del sur de África. New Holland, Londres.

CUNDALL, D. y DEUFEL, A. (2006). Influencia del sistema de administración de veneno en el transporte de presas intraorales en serpientes Zoologischer Anzeiger - A Journal of Comparative Zoology, 245 (3-4), 193-210 DOI: 10.1016 / j.jcz.2006.06.003

Deufel, A. y Cundall, D. 2003a. Transporte de presas en serpientes elápidas "palatinas". Revista de morfología 258, 358-375.

-. y Cundall, D. 2003b. Alimentando Atractaspis (Serpentes: Atractaspididae): un estudio de limitaciones funcionales en conflicto. Zoología 106, 43-61.

-. & amp Cundall D. 2006. Plasticidad funcional del sistema de liberación de veneno en serpientes con un enfoque en el comportamiento de liberación de presas después del golpe. Zoologischer Anzeiger 245, 249-267.

Fry, B. G., Wüster, W. 2004. Montaje de un arsenal: origen y evolución del proteoma del veneno de serpiente inferido del análisis filogenético de secuencias de toxinas. Biología molecular y evolución 21, 870-883.

Golani, I. & amp Kochva, E. 1988. Patrones de comportamiento llamativo y ofensivo y defensivo en Atractaspis engaddensis (Ofidia, Atractaspididae). Copeia 1988, 792-797.

Jackson, K. 2003. La evolución de los sistemas de liberación de veneno en serpientes. Revista Zoológica de la Sociedad Linneana 137, 337-354.

Kraus, F. & amp Brown, W. M. 1998. Relaciones filogenéticas de serpientes colubroides basadas en secuencias de ADN mitocondrial. Revista Zoológica de la Sociedad Linneana 122, 455-487.

Kurnik, D., Haviv, Y. & amp Kochva, E. 1999. Una mordedura de serpiente por el áspid excavador, Atractaspis engaddensis. Toxicon 37, 223-227.

Lee, M. S. Y. & amp Scanlon, J. D. 2002. Filogenia de serpientes basada en osteología, anatomía blanda y ecología. Revisiones biológicas 77, 333-401.

McDowell, S. B. 1987. Systematics. En Seigel, R. A., Collins, J. T. y Novak, S. S. (eds) Serpientes: ecología y biología evolutiva. Macmillan (Nueva York), págs. 3-49.

Shine, R., Branch, W. R., Harlow, P. S., Webb, J. K. & amp Shine, T. 2006. Biología de los áspides excavadores (Atractaspididae) del sur de África. Copeia 2006, 103-115.

Underwood, G. & amp Kovcha, E. 1993. Sobre las afinidades de los áspides excavadores Atractaspis (Serpentes: Atractaspididae). Revista Zoológica de la Sociedad Linneana 107, 3-64.

Wollberg, M., Kochva, E. & amp Underwood, G. 1998. Sobre las glándulas rictal de algunas serpientes atractaspid. Revista herpetológica 8, 137-143.


Esta serpiente sorbe órganos de sapos vivos en una estrategia de alimentación espeluznante

En 2016, los herpetólogos que estudiaban serpientes en Tailandia presenciaron algo que nunca habían visto antes. Se encontraron con una serpiente que había matado a un gran sapo venenoso y se sorprendieron por lo que sucedió a continuación.

La serpiente, un kukri de bandas pequeñas (Oligodon fasciolatus), usó un conjunto de dientes agrandados y curvos en la parte posterior de sus mandíbulas para hacer un corte en el lado izquierdo del vientre del sapo. La cabeza de la serpiente se balanceó de un lado a otro mientras hacía la incisión y luego, lentamente, se hundió por completo dentro del cuerpo del sapo y sacó el hígado, corazón, pulmón y estómago del desafortunado anfibio. Según una nueva investigación publicada este mes en la revista Herpetozoos, la serpiente procedió a comerse los órganos del sapo uno por uno.

La mayoría de las serpientes tragan a sus presas enteras, y no se sabe que otras serpientes se alimenten como la serpiente kukri, informa George Dvorsky para Gizmodo. A veces, los sapos especialmente desafortunados todavía están vivos cuando estas serpientes los destripan, escribe en un comunicado Henrik Brings & # 248e, un herpetólogo aficionado de Dinamarca y el primer autor del nuevo estudio.

Una serpiente kukri alimentándose de las vísceras de un sapo muerto a través de una hendidura en el abdomen del sapo. Se ven dos lóbulos del hígado del sapo. (Winai Suthanthangjai)

Las serpientes Kukri suelen tener menos de un metro de largo y reciben su nombre de un machete curvo distintivo que históricamente manejaban los soldados Gurkha de habla nepalí de Nepal y partes de la India. Las hojas de Kukri son conocidas por su capacidad para hacer cortes profundos fácilmente como herramientas o armas, y la nueva investigación encuentra que las serpientes que llevan la hoja y el nombre # 8217s usan sus dientes afilados y curvos con un efecto similar. Además de sus dientes lacerantes, las serpientes kukri poseen glándulas que secretan anticoagulantes, lo que alienta al sapo cortado a sangrar libremente durante el proceso de alimentación casi quirúrgico de la serpiente que, según el periódico, puede durar horas, dependiendo de los órganos que tiraría de la serpiente. primero. & # 8221

Los investigadores especulan que los modales macabros en la mesa de la serpiente kukri pueden haber surgido como una forma de evitar las secreciones tóxicas de los sapos de los que se alimentan. En las tres observaciones del espeluznante comportamiento de alimentación de la serpiente, el sapo común asiático (Duttaphrynus melanostictus), que exuda un potente veneno lechoso de las glándulas de la espalda y el cuello, fue la víctima.

En un cuarto caso, la serpiente adoptó una táctica más tradicional y se tragó el sapo entero, informa Mindy Weisberger para Ciencia viva. Este sapo era más pequeño y los investigadores se preguntan si quizás los sapos más jóvenes son menos tóxicos o si la serpiente kukri ha desarrollado una resistencia a las defensas químicas de su presa.

Por desgracia, & # 8220 en este momento, no podemos responder ninguna de estas preguntas, pero continuaremos observando e informando sobre estas fascinantes serpientes con la esperanza de descubrir más aspectos interesantes de su biología & # 8221 escribe Brings & # 248e en el declaración.

Los investigadores aseguran que las serpientes kukri no representan un peligro real para los humanos, pero desaconsejan ser mordidas por una: & # 8220 Pueden infligir grandes heridas que sangran durante horas, debido al agente anticoagulante que estas serpientes inyectan en el torrente sanguíneo de la víctima, & # 8221 escribe Brings & # 248e. & # 8220 ¡Sus dientes están diseñados para infligir laceraciones en lugar de pinchazos, por lo que su dedo se sentiría como si estuviera cortado! & # 8221


La serpiente con tentáculos usa apéndices extraños para detectar a sus presas

Así como Spider-man tiene su sentido de la araña para advertirle cuando el peligro está cerca, la extraña serpiente con tentáculos tiene su propio sistema especial para detectar una comida que se acerca, dice un nuevo estudio.

El reptil usa sus dos tentáculos en la cabeza para "ver" y perseguir a sus presas en lagos turbios y ríos de movimiento lento en el sudeste asiático, descubrieron los investigadores. (Vea imágenes de serpientes).

"Cuando vi estas cosas por primera vez en un zoológico, pensé: ¿Qué diablos? Eran un misterio irresistible", dijo el líder del estudio Ken Catania, biólogo de la Universidad de Vanderbilt en Tennessee.

Video: Serpiente con tentáculos engaña a los peces

Catania y sus colegas observaron que la serpiente con tentáculos caza de una manera extraña: forma una J con su cuerpo, moviendo ligeramente su sección media inferior cuando los peces pasan nadando. Este movimiento generalmente hace que un pez se lance en la dirección opuesta, directamente hacia la boca de la serpiente.

Incluso después de descubrir la técnica de la serpiente, los científicos se preguntaron para qué eran los tentáculos.

"Sospechamos que eran detectores de peces, ya que la serpiente es inusual al especializarse casi por completo en peces como presa", dijo.

Para resolver el misterio, Catania y sus colegas primero marcaron las fibras nerviosas de los tentáculos de las serpientes muertas con tinte fluorescente y las observaron bajo un microscopio. El equipo descubrió que muchos nervios cruzaban los centros de los tentáculos en lugar de sus superficies. (Vea imágenes relacionadas de animales resplandecientes).

Ese hallazgo fue intrigante: las células nerviosas asociadas con los sentidos como el gusto y el tacto no suelen estar tan profundamente arraigadas. La estructura sugirió que estas células nerviosas estaban posicionadas para sentir el movimiento de todo el tentáculo en lugar de las sensaciones detalladas de la superficie, dice el estudio.

En otro experimento con serpientes vivas, el equipo acarició los apéndices con pequeños pelos mientras simultáneamente monitoreaba la actividad eléctrica en los cerebros de las serpientes.

También encontraron que los tentáculos detectaban incluso los movimientos más pequeños de agua generados por una esfera vibrante cercana, lo que sugiere que los tentáculos también responderían a movimientos similares realizados por peces cercanos.

Siguiendo las señales nerviosas, el equipo notó que las señales táctiles de los tentáculos iban a una parte del cerebro que registra la visión, lo que significa que los dos sentidos, el tacto y la visión, trabajan en estrecha colaboración en los tentáculos.

Como prueba final, Catania puso peces en el tanque con las serpientes, apagó las luces en el laboratorio y monitoreó a las serpientes, que tienen una vista perfecta, con cámaras infrarrojas. Los depredadores capturaron peces en total oscuridad sin problemas.

"Puede parecer un poco extraño tener buena vista y este sentido especial de tentáculo, pero en realidad, no es tan raro tener depredadores con dos sentidos muy buenos", dijo Catania.

"Solo mire a las lechuzas comunes: tienen una gran vista y un gran oído que usan de manera diferente según las condiciones de iluminación", dijo. "Las serpientes parecen ser similares, y sus tentáculos probablemente sean la mayor ayuda durante la noche".


Encuentros muy extraños con criaturas de más allá de lo extraño

Dentro del mundo de la criptozoología y lo paranormal, muy a menudo hay extraños relatos de criaturas y entidades que no se pueden explicar fácilmente. Se burlan de nosotros y nos desafían con su sobrenaturalidad, incapaces de ser racionalizados y condenados a vagar por el dominio de la especulación, el misterio y el mito. Sin embargo, incluso entre este mundo de lo extraño hay casos particulares que se destacan como aún más extraños, arremolinándose en algún universo de sombras que se encuentra más allá de las anomalías y rarezas que conocemos. Estos casos realmente se destacan como desconcertantes, describiendo criaturas que parecen no tener nada que hacer en esta realidad en absoluto, a menudo detectadas solo una vez antes de desaparecer para siempre, y que parecen desafiar todos los intentos de clasificación. Estos casos son la crème de la crème de lo extraño, y aquí están algunos de los más extraños.

Nuestra primera rareza proviene del condado de Madison, Illinois, en la ciudad de St. Jacob, donde un testigo afirma haber encontrado lo que solo puede describirse como una especie de insecto gigantesco. El testigo anónimo dijo el Noticias de criptozoología que había estado conduciendo por la autopista alrededor de las 3 de la madrugada cuando algo fuera de este mundo se había introducido pesadamente en el ambiente de sus faros delanteros. The terrified witness said that he had pumped his brakes at the sight of it, and described it as being a 7-foot-tall stick insect. He describes it as follows:

An object appeared in my headlights on the right side, crossing the highway, looking like a giant walking stick with four legs. Its head turned as it ran and looked at me just before going out of lighted view. It was red wood and moved in approximately one second or less across the whole lighted area of my headlights. When it turned to me, it had no face.

Was this an insect or something else? If it was some sort of insect how could it possibly be so enormous? Drivers seem to come across a lot of weirdness while traversing nighttime roads. In another case, a man from Jefferson City, Missouri claims that in 2012 he had been driving from Colorado to South Dakota when he came across something rather odd in the vicinity of Lusk, Wyoming. As the night flickered by, a creature described as being a cross between a rabbit and a dog, with wavy white fur and measuring around 4 feet long dashed in front of him. The witness says:

I was going from Colorado Springs to Rapid City. It was about 1 a.m. when I came over a small hill on Highway 85 just north of Lusk, Wyoming. As I came over the hill, saw a creature in my headlights that looked like an over sized white rabbit. As I came over the hill at high speed, it was right in front of me in the road. I swerved right, and it hopped left, but I still clipped it. Slammed on the brakes and reversed to look for it, but did not see it anywhere. It looked like a dog-rabbit cross, although its face was more canine that rabbit looking. It had very big dark eyes and big ears. It hopped like a rabbit with its huge hind feet, but much slower.

What in the world was this thing? Continuing road oddities is another case reported to Cryptozoology News by a taxi cab dispatcher named Edgar Zayas, who on the evening June 3, 2018 says one of his drivers had been driving a passenger home and had his bizarre encounter as he had been driving through Elizabethton, Tennessee. He says that this driver had not seen the creature, but that the passenger had witnessed a “kangaroo-like” beast running along on its hind legs, and the report says of the incident:

The female passenger in his cab asked upon passing the spot where the car had swerved if my driver had seen “it”. When he told her he had not, she described the creature as something about 2 feet tall, running at a high rate of speed across the road on only its hind legs, and had the overall body shape of a Kangaroo. She said the creature was running towards the woods. To the best of my knowledge and research, this is the first sighting of anything like this in or around this area of Tennessee. There have, however, been other sightings of other cryptids ranging from the Birdman of Hampton to the Tennessee Wildman, and even several possible Sasquatch sightings, including a possible winged Bigfoot encounter.

A weird report from the Mutual UFO Network (MUFON) was given by a rather reliable witness, in this case a police officer in the small town of Mercerville, New Jersey. The unidentified officer claimed that he had been off duty and sitting on his back porch when he looked to the sky and saw quite a bizarre sight, in the form of a dark grey, snake-like creature flying through the air on two sets of wings, a “regular one and another set of smaller wings at the end of its body,” and he also mentioned that it had no discernible head. The witness says of the very strange “snake bird,”:

I couldn’t see a beak either. It didn’t have legs or feet. It was about 10 feet long and thin, like a snake. Its wings were very thin and long, and it moved like an eel or snake. It moved through the air like a sea creature would move through the water. I am familiar with anything that moves around us in our natural habitat. This was not any natural earthly flying creature.

So what was it then? An alien, cryptid, or interdimensional interloper? Just a tall tale? Considering no other sightings of the unusual creature were reported we will probably never know. Just about as completely outlandish and utterly surreal as anything we have looked at here so far is a series of reports given to Cryptozoology News involving humanoid entities described as being able to cloak themselves “like the Predator” from the popular science fiction film franchise. Yeah, it’s strange. Vamos a ver.

The first report comes from a woman who says that her and her husband moved to a new home in area in western Pennsylvania in 2000. After getting to know the area, one evening they went out with a spotlight to view deer in the wilderness, taking a series of bumpy isolated dirt roads past farms and rural countryside, the only light that which they cast out from their spotlight. As the light stabbed out into the night, the beam captured something within it, although it was not the deer they were expecting to find. The witness says of what they saw:

As I stared at this shape, I realized that I did not know what I was looking at. I knew it wasn’t a deer. It wasn’t any animal at all! As my brain tried to comprehend what I was looking at it became more clear the longer I stared. What I saw had the shape of a man but it was not a man. It was not see-through as a ghost. The only way I can describe it was that it was like standing water. But it didn’t cast a shadow. It didn’t have any glare to it as the light was on it. It did not reflect the light. It was not gas. As gas does not have a significant shape. Gas will ebb and flow with the breeze or at least have an inconsistent shape. Rather, what I saw had a defined shape. That was the only way I can see it because, it had the shape of a human and I could make that out because of the defined edges and curves. Only because of its outline was I able to make out what I was looking at. When I realized that I was looking at a human shape, I noticed the posture was similar to a person skulking or sneaking. It was hunched over a little and one of its arms were frozen in place in front of it. As though it knew we saw it and it froze its position to try to be undetectable.

For moments that must have seemed like an eternity for the frightened woman, the thing remained motionless, as if it were studying them, before creeping off down a knoll and then it just sort of vanished into thin air. She did not know if the creature had been seen by her husband, and the entire encounter had lasted only a few seconds, but it was enough to send the woman into a state of panic. She warily told her husband about what she had seen, thinking he might make fun of her, but was shocked when he breathlessly told her that he had witnessed the exact same thing. The witness says:

He saw that it was the shape of a man. He saw that it was hunched over as if caught red-handed. He saw that it was cloaked like the predator but it didn’t have a jagged camouflaged look. The thing we saw had a smooth look. It was like standing water without the reflective aspect and its outside shape was smooth, definitive. I do not know what we saw, but I do know it was real! I have been really guarded about this experience and have only told a few people. Because, I know how skeptics are. I am one of them! Yet I cannot refute what we saw. It was real. Nevertheless, whatever it was or is we saw it. There is no doubt in my mind or in my husband’s.

Yes, it was dark. But, the spot light was exceptional with its quality and there was no mistaking what we saw being confused with any shadows, strange light reflections, optical illusions, gas leaks, ghosts or any other possible phenomenon. The cloaking capabilities were of absolute exceptional clarity. It bent the light in such a way that it looked like the surrounding environment without any flaws save for the outline of the man/humanoid being. Aside from the distinctive outline, we would not have been able to detect that anything was there at all. Now, if light affects the cloak in the daylight then more people will have more sightings. However, I have a sneaking suspicion that our spot light defected the cloaking mechanism in such a way that we were able to detect the outline because of it.

Was that what was going on here? Was this entity using some kind of cloaking device? If it were just an isolated incident one could almost think that their minds had been playing tricks on them, but unbelievably there was another report that came in that seems to describe something remarkably similar. In this account, a man in Tulalip, Washington, 47-year-old Gerald Phair, came forward to say that he has on many occasions spotted “invisible humanoids” lurking about on his property, that can only be faintly seen if a spotlight is shone on them or if the angle is just right. He says of one such sighting:

They are in my backyard sometimes. I watch them for hours. I think they know I am watching them and they mess with me later at night. They have a human shape. At first, I thought they were people in camouflage. It is really predator-looking military style. It’s been three months now. One day I counted over 30 of them.

If invisibility cloaked humanoids aren’t strange enough for you, then how about a sighting of a winged humanoid described as looking like an angel? This is what an anonymous witness who identifies himself as a Firefighter/Paramedic told Cryptozoology News says he saw near his home in Sidney, Ohio in July of 1990. The witness claims that he was walking home when he saw the humanoid entity, which was around 8 or 9 feet tall and had an impressive wingspan. The witness describes what happened:

I was walking home facing North in a residential street, approximately one block from my house. It was a very hot afternoon and winds were picking up. I could see my house in the distance. The sky had turned very dark due to a pretty significant thunderstorm. The sky was very dark in the northern part of sky and the blue sky and clouds behind me. It was approximately 1500 hrs. As the winds were picking up something white against the dark sky caught my attention. At first I thought it was a large piece of white paper or sheet.

Then I noticed it was like flapping its wings. It flew from my right to left approximately 400 ft up and maybe 120 yards from me at about 25 degrees from my perspective. It was large and very white. It looked humanoid but taller and muscular. My brain couldn’t reference anything other than what an angel would look like. It had a huge wing span and flapped just like a bird’s wings would. Couldn’t make out smaller details like hair or facial features but had a head, two arms, two legs, and two wings. It was flying from East to West, not with the wind. Leaves and grass were blowing in my direction.

As with all of the other reports we have looked at here we are left without a clear idea of what this being could have possibly been. Was this an actual angel? Was it something crossing over from some other dimension into our own reality? ¿Quién sabe? In the end we are left with all of these bizarre, one-off cases of very unearthly creatures that defy conventional categorization and have only been seen to a very limited degree, in most cases only once. What does this tell us about these sorts of cases? Does it mean the witnesses are lying or delusional? Was their imagination just playing tricks on them? Did they just misidentify some natural phenomena and their brains just filled in the details of weird monsters? Wherever the answers may lie, countless cases like these flit about on the periphery, out on the very fringes of the strange and paranormal, defying reason and classification to remain the bizarre of the bizarre.


5 Octopus Tentacles Don't Know How to Quit

Say you've always had a burning curiosity to know what it would feel like to chew on Cthulhu's face. Hey, we're not here to judge. Anyway, here's what you do: You travel to Korea and order up a nice heaping plate of sannakji.

In case you're smart enough to entirely avoid clicking on videos in a Cracked article about zombie animal parts, the main ingredient of sannakji is extremely fresh (it doesn't get much fresher than "still squirming") sliced-up octopus, usually served with sesame seeds and a tasty dip -- presumably tasty enough to help you forget the fact that your food is not only moving, but actively trying to escape.

If you've ever wanted a food that fights you on its way down your throat, this is the food for you. Also, if you've ever wanted a food that fights you on its way down your throat, please get help and stay far away from us.

So, What Makes This Abomination Possible?

First up, you need to understand just how well-developed an octopus tentacle actually is.

Say you want some food. Your arm is likely going to be the limb you rely on to help you achieve this goal, but it's incapable of doing anything on its own -- your brain has to supervise the movement of your arm every step of the way. To put it another way, your brain is the Michael Jordan of your body, and all of your limbs are the obedient, supportive and essential Scottie Pippens.

Now let's say an octopus wants some food. The only command issued by the octopus's brain is "FOOD NOW" -- the tentacle already knows what it needs to do in order to fulfill that goal without any further input from mission control. The movements of the tentacles are controlled by the tentacles themselves, which means there's no need for the brain to still be connected in order for those movements to happen. This is because more than half of the neurons in the central nervous system of an octopus are located in its tentacles.

In fact, James Wood, a leading octopus expert, says that the tentacles are able to process information themselves, with little of that information ever reaching the brain.

In that video above, do you remember watching that sucker latch onto the plate in a last-ditch attempt to save itself from mastication? Here, let us remind you:

That sucker doesn't care that there isn't a brain telling it what to do. It's just doing what it would do anyway -- in this case, trying not to get eaten. Or perhaps actively trying to kill you, as in the case of the six or so unfortunate sannakji eaters who die every year as the result of an unchewed suction cup deciding it's too young to be digested and latching on as some poor sap attempts to swallow it.

Related: The 7 Ballsiest Ways Anyone Ever Quit Their Job


Snake with strange head - Biology

Nombre científico: Elaphe obsoleta obsolete
Nombre común:
Black Rat Snake

(Information in this species page was compiled by Phaedra Wray in Biology 220W, Spring 2003, at Penn State New Kensington).

The black rat snake (Elaphe obsoleta obsolete) is one the most impressive animals found in the biotic community of our Nature Trail. Individuals of this species may reach lengths of 7 to 8 feet and is, thus, the longest snake naturally occurring over its broad, geographic range of the eastern United States (west to Wisconsin and parts of Texas) and southern Ontario. Its long, relatively thin, but very muscular body and straight sides (which gives it a "loaf-like" appearance) make it a very recognizable species despite its wide range of possible color variations (black (of course), but also gray and even yellow). Most typically the dorsum (back) of this species is solid black and the venter (belly) is gray along most of its body length. The gray belly coloration changes into a solid white at the throat. There may also be a series of white spots and speckles running along its sides.

Sexual Dimorphism
The male black rat snake, unlike many of the other snake species described at this website, is typically larger than the female. Males also reach sexual maturity earlier than females (7 years vs. 9 years). Temperature and the length of the active, feeding season influence the growth rate, maturation rate, and ultimate size of these snakes. Females are thought to be shorter than males because of the energy cost involved in the production of eggs.

Habitat
Habitats favored by black rat snakes are varied. A deciduous forest with many field and grassland edges (“ecotones”) is probably ideal. This complex patchwork of sub-habitats provides the snake with a rich food supply (mostly small rodents, birds, bird eggs, other snakes, and amphibians), protective cover, thermoregulation sites (both sunny basking sites and shady, cool refuges), winter hibernaculae, and ovipositional (“egg laying”) sites. The black rat snake is an excellent climber and may use trees to flee from potential predators and to seek out birds and bird nests for food. This snake is also a frequent resident of farm buildings and may function as an important control agent for rodents in barns, corn cribs, and other outbuildings.

Apareamiento y reproducción
Black rat snakes are oviparous (egg laying) and iteroparous (with repeating reproductive cycles). The typical breeding season runs from May to late June. Within a given locale, most males will begin to display active, mate-searching behaviors at about the same time each year. During this active season, males venture far from their normal ranges in a search for females. These males fight each other for dominance and the right to mate with receptive females. Females lay between 6 and 24 eggs sometime in mid to late July. The females put a significant amount of their total body weight (up to one third of their mass!) into the production of these eggs. The number of eggs produced is directly related to the size of the female. A female is capable of reproducing only once every two or three years in cold climate zones but possibly every year in more moderate regions. The eggs are deposited under logs, in compost, manure or sawdust piles, and in hollow trees. Females about to lay eggs are found in the ecotone components of their habitats more frequently than are non-gravid females. These ecotone habitats are very complexly structured and provide not only abundant ovipositional sites, but also a range of warm basking sites and cool shady sites for the gravid female to use while maintaining her delicate and important thermoregulation balance. The eggs take anywhere from 37 to 51 days to develop and hatch.

Parasitism
The burying beetle (Nirtophorous pustulatus) parasitizes black rat snake eggs. The adult beetles lay their eggs in the snake eggs and the beetle larvae feed on the developing snake embryos. This parasitism is thought to be a significant cause of mortality in black snake eggs.

Development of Young
Black rat snake hatchlings are quite long (the males are over 13 inches long and the females are just under 13 inches in length). The hatchlings remain near their hatching sites for one or two years and during this time will use their birth nest as winter hibernaculae. There is a high rate of winter mortality (from freezing and dehydration) in these young snakes due to the poor, over-all quality of these ovipositional sites as hibernation dens. Also, many predators (including other snakes and hawks) readily take these young and adolescent snakes for food. Hawks and other raptors readily prey on adult snakes, too. This predator pressure explains the importance of dense cover in the snakes preferred habitats. Humans are also a major cause of young and adult snake mortality.

Prey
Black rat snakes are powerful constrictors that are capable of using their excellent chemosensory systems to locate prey organisms. After killing its prey, it is not uncommon for the black snake, now covered in the prey’s scent, to continue to follow the rich chemical trails of the prey species. This behavior may even involve the snake abandoning its fresh kill as it goes off after other individuals. The snake soon will return to its kill via chemosensory location and consume its meal. These search behaviors allow the snake to consume significant numbers of prey items in a single feeding event.

Hibernación
Black rat snakes may use underground sites, caves, decaying trees and tree holes, and even sheltered sites in buildings for their winter hibernaculae. Anywhere from 10 to 60 individuals may form a hibernating group. Members of this group are mostly adults and may even include snakes of other species (copperheads and rattlesnakes). Upon emergence from the hibernaculum in the spring the black rat snake spends several days basking in its favored, protected sub-habitats. These basking sites are also used following a large meal and when they are undergoing ecdysis (skin shedding).

/> Este sitio tiene una licencia Creative Commons. Ver condiciones de uso.


Ver el vídeo: Película SUB español Variación HydraUna serpiente con 9 cabezas! Peli de HorrorAcción. YOUKU (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Gok

    En mi opinión, admites el error. Puedo probarlo. Escríbeme por PM, hablamos.

  2. Fernando

    Los accesorios de teatro salen, que esto

  3. Friedrich

    Probablemente solo promolchu

  4. Samujinn

    En mi opinión no tienes razón. estoy seguro Discutámoslo. Escríbeme por MP.

  5. Aubry

    Agradezco la información.



Escribe un mensaje